¿Está EE.UU. oficialmente involucrado en una guerra por delegación con Rusia en Ucrania?

·6  min de lectura
 (Getty)
(Getty)

EE.UU. gasta miles de millones de dólares para armar y equipar a Ucrania en la lucha contra Rusia Cada día hay más indicios.

Se nos dice, pero luego se desmiente, que la inteligencia de EE.UU. ha sido utilizada por Ucrania para asesinar hasta 12 generales rusos.

Nos enteramos, y se confirma, que EE.UU. ayudó a los ucranianos a localizar e identificar el buque insignia ruso Moscva, que luego Ucrania hundió, en un vergonzoso golpe para Moscú.

Sabemos que EE.UU. va a enviar unos US$14.000 millones en ayuda militar y otros tipos de asistencia para ayudar a Ucrania a rechazar a Rusia, y que el presidente Joe Biden ha pedido al Congreso que apruebe US$33.000 millones.

Sabemos que Washington quiere oficialmente degradar al ejército ruso para que no pueda repetir lo que hizo a Ucrania. También sabemos que Biden ha dicho que Vladimir Putin es un criminal de guerra que “no debería seguir en el poder”.

Y estas son solo las cosas que sabemos.

A pesar de ello, la Casa Blanca sigue insistiendo en que EE.UU. no está involucrado en una guerra por delegación con Rusia.

“Esto no es una guerra por delegación”, afirmó la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, a los periodistas esta semana, afirmando que la pregunta que se le hacía era un tema de conversación ruso.

“Esta es una guerra entre Rusia y Ucrania. La OTAN no está involucrada, EE.UU. no está luchando en esta guerra”.

Y añadió: “Así que creo que es importante y vital para todos ustedes no repetir los argumentos del Kremlin en este frente”.

Norman Naimark, profesor de Estudios de Europa del Este de la Universidad de Stanford y miembro de la Hoover Institution, ha declarado a The Indepedent que no cree que lo que está ocurriendo en Ucrania sea una guerra por delegación. Ha dicho que es un insulto a los ucranianos sugerirlo.

“Una guerra por delegación es cuando alguien que está luchando está haciendo su voluntad”, explica. “Eso no es lo que está ocurriendo en Ucrania. Ellos están haciendo la lucha”.

Señaló que EE.UU. había declarado que deseaba reducir la capacidad de Rusia de hacer este tipo de combates. “Y no hay nada malo en ello, en ayudar a Ucrania”, dijo. “Pero ellos no están luchando por nosotros. Están luchando por sí mismos”.

Rusia afirma, sin duda, que EE.UU. está participando en una guerra por delegación.

Mientras los ministros de Defensa de la OTAN se reunían el mes pasado en Alemania para discutir sus niveles de apoyo a Ucrania, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia acusa a la OTAN de librar una guerra por delegación al suministrar ayuda militar.

Sergei Lavrov declaró a los medios de comunicación estatales rusos: “La OTAN, en esencia, está involucrada en una guerra con Rusia a través de un apoderado y está armando a ese apoderado. La guerra significa guerra”.

No solo los ministros rusos como Lavrov están en desacuerdo con la Casa Blanca y creen que el conflicto en Ucrania, que entra ahora en su tercer mes, ha adquirido todas las características de una guerra por delegación.

Y a pesar de la insistencia del gobierno de Biden en que no quiere que los estadounidenses estén en el terreno y que está tratando de reducir la intensidad el conflicto, mucha gente ha advertido que EE.UU. y la OTAN se arriesgan a una respuesta aún más sangrienta por parte de Rusia, si Putin se siente atrapado, potencialmente con el uso de armas nucleares o químicas.

Algunos han dicho que es esencial que EE.UU. intente reducir la presión e impulsar una solución negociada.

La excongresista demócrata Tulsi Gabbard, que en 2019 lanzó una campaña para convertirse en la candidata del partido a la presidencia, ha sido una de las más francas.

En su intervención de esta semana en Fox News, subrayó que la administración de Biden “ya nos metió en una guerra con Rusia, y no solo en una guerra fría, sino en una guerra caliente, y están utilizando a Ucrania como nuestro representante”.

El secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, señaló que Washington quiere degradar el ejército ruso (AFP via Getty Images)
El secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, señaló que Washington quiere degradar el ejército ruso (AFP via Getty Images)

Añadió que Lloyd Austin, secretario de Defensa del país, había detallado las armas de Washington durante una visita a Ucrania, y luego a Polonia, diciendo que EE.UU. quería ver a Rusia “debilitada hasta el punto de que no pueda hacer el tipo de cosas que ha hecho al invadir Ucrania”.

“Así que lo que esto significa en realidad a nivel práctico, significa que Estados Unidos y la OTAN tendrán que utilizar medios económicos y militares para diezmar la economía y el ejército de Rusia. Eso significa eliminar cientos y miles de sus tropas, decenas de miles de sus tanques, sus vehículos, sus aviones”.

No existe una definición fija o consensuada de guerra por delegación, lo que complica aún más el debate.

En el pasado se ha utilizado en casos como los conflictos de Vietnam, en los que EE.UU. trató de rechazar el poder de dos naciones comunistas, China y la Unión Soviética, que apoyaban a Vietnam del Norte, contra Vietnam del Sur, que contaba con el apoyo de Washington.

La guerra se prolongó durante años con la muerte de cientos de miles de personas en ambos bandos y una política de deshonestidad pública por parte de EE.UU. sobre sus acciones y objetivos.

EE.UU. gasta miles de millones de dólares para armar y equipar a Ucrania en la lucha contra Rusia (Getty Images)
EE.UU. gasta miles de millones de dólares para armar y equipar a Ucrania en la lucha contra Rusia (Getty Images)

Después de que la Unión Soviética invadiera Afganistán en 1979, EE.UU. se alió con Arabia Saudita y Pakistán, así como con Gran Bretaña, para respaldar y armar a los combatientes muyahidines contra las fuerzas invasoras. Se considera que este esfuerzo envalentonó peligrosamente a los combatientes islamistas, entre ellos Osama bin Laden.

John Mearsheimer, analista político y estratégico de larga trayectoria, también sostiene que EE.UU. parece haber cambiado claramente lo que quiere obtener del conflicto. En un principio, indicó que parecía que EE.UU. estaba centrado en ayudar a Ucrania a “frenar la ofensiva rusa”.

En declaraciones a PBS News, su objetivo parece haber cambiado a medida que Ucrania ha tenido más éxito a la hora de contrarrestar a Rusia.

“Cuando quedó claro que los ucranianos lo estaban haciendo muy bien en el campo de batalla contra los rusos, nos intensificamos y finalmente aumentamos en gran medida nuestros objetivos”, relató Mearsheimer, autor de varios libros, entre ellos The Tragedy of Great Power Politics (La tragedia de la política de las grandes potencias), y que es profesor de la Universidad de Chicago.

“Y ahora estamos empeñados en infligir una derrota decisiva a las fuerzas rusas en Ucrania, es decir, vencerlas decisivamente en el campo de batalla y, además, destrozar la economía rusa con sanciones”.

Y añadió: “Todo esto está diseñado para debilitar enormemente el poderío ruso. El Secretario de Defensa, Austin, lo expuso muy claro. Y, de hecho, se podría argumentar que lo que a él y a sus colegas de la administración Biden les interesa es desbancar a Rusia de las filas de las grandes potencias”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.