EE.UU. mata en un operativo en Yemen al jefe de Al-Qaeda en la Península Arábiga

LA NACION

El fundador y líder de Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), Qassem al-Rimi, era uno de los terroristas más peligrosos del mundo

WASHINGTON.- El fundador y líder de Al-Qaeda en la Península Arábiga (AQAP), Qassem al-Rimi, a la cabeza en la lista de los terroristas más peligrosos del mundo, murió en una operación aérea en Yemen ordenada por el presidente Donald Trump, informó anoche la Casa Blanca, que confirmó versiones de la prensa de días pasados.

Al-Rimi, de 41 años, era el número dos del jefe de Al-Qaeda, Ayman al-Zawahiri, quien sucedió al fundador de la red jihadista, Osama ben Laden, ejecutado en una operación militar estadounidenses en Paquistán, en 2011.

"Su muerte debilita a AQAP a nivel global, y nos acerca más a la eliminación de las amenazas que estos grupos plantean a nuestra seguridad nacional", señaló la Casa Blanca en el comunicado.

AQAP es una organización terrorista, afiliada a la red Al-Qaeda, que opera principalmente en Yemen.

Al-Rimi se había unido a Al-Qaeda en la década del 90, al trabajar en Afganistán para Ben Laden. Bajo su guía, el grupo terrorista "cometió actos de una violencia incalculable contra civiles en Yemen y buscó idear numerosos ataques contra Estados Unidos y las fuerzas norteamericanas", agregó la nota.

The New York Times había informado que Al-Rimi había sido eliminado tras un raid perpetrado no lejos de la capital yemenita, Saná, el 25 de enero pasado, en un área conocida como la fortaleza de AQAP.

Al-Rimi se convirtió en líder de ese grupo en 2015 luego del deceso, en otro raid aéreo norteamericano, de Nasser al-Wuhayshi.

El terrorista era uno de los 23 hombres que escaparon en febrero de 2006 de una prisión en Yemen, junto con otros miembros de la organización jihadista.

Estados Unidos considera a AQAP una de las organizaciones terroristas que más ponen en peligro la seguridad nacional, al haber intentado en varias ocasiones organizar atentados en territorio estadounidense o contra intereses norteamericanos.

Desde hace cinco años, una cruenta guerra azota a Yemen, el país más pobre de la Península Arábiga. El enfrentamiento entre los hutíes y las fuerzas leales al gobierno es considerado por la ONU una de las peores crisis humanitarias de la actualidad en el mundo. Según los registros del organismo, unos 3,3 millones de personas siguen desplazadas y otros 24,1 millones necesitan asistencia, la mayor parte de la población.

Agencias AFP, DPA y ANSA