EE.UU.: luz verde a un museo que honrará a la comunidad latina en la explanada de Washington

LA NACION
·3  min de lectura

WASHINGTON.- El Congreso de Estados Unidos aprobó una ley para construir un museo latino, una medida que consagra la cultura hispana en el corazón de la explanada de Washington y un anhelo histórico que valora los aportes de la inmensa comunidad de origen hispano al conjunto de la sociedad.

La aprobación también incluyó una partida para la creación de un museo sobre la historia de las mujeres, zanjando un largo debate en el Congreso y en la sociedad sobre si estas iniciativas constituyen una fragmentación de la identidad estadounidense o una celebración de la diversidad.

Por la nueva cepa, los británicos sienten un amargo anticipo del Brexit

"La aprobación de la ley del Museo Nacional del Latino Estadounidense es la culminación de décadas de arduo trabajo, luchas, éxitos y retrocesos en el movimiento para reconocer las contribuciones de los latinos a la historia, economía y cultura estadounidense", dijo el senador Bob Menéndez, uno de los impulsores del proyecto.

Se trata de "un sueño hecho realidad" después de más de dos décadas de lucha, y además constituye una "validación" y un "reconocimiento" para la población latina, dijo por su parte Estuardo Rodríguez, otro de los artífices del futuro emblema de la cultura latina.

"Esto nos da esperanza al final de un año tan difícil de que el trabajo y el sacrificio de nuestros abuelos no fue para nada", añadió Rodríguez, consejero de la Asociación de Amigos del museo. La ley debe ser firmada por el presidente Donald Trump, en el comienzo de un proceso que puede durar una década hasta que las instituciones abran sus puertas.

La campaña para construir el edificio comenzó en 1994 cuando una comisión de la institución Smithsonian -que regenta los museos de la capital estadounidense- determinó que los centros existentes mostraban un "patrón de negligencia voluntaria" hacia la cultura latina. Pasaron décadas y una sucesión de gobiernos hasta que en julio de 2020 la Cámara de Representes aprobó una iniciativa bipartidista para construir el museo.

Danny Vargas, presidente de la Asociación de Amigos del museo, dijo en un comunicado que la ley "culmina un esfuerzo de décadas para crear una institución que celebre y que conmemore cerca de 500 años de contribución de los latinos". "Llegó el momento de contar las historias que han sido excluidas de nuestra historia y que faltaban en nuestros museos", agregó.

Coronavirus: por qué los norteamericanos parecen insensibles a la dramática cifra de muertos

Pero no todos los latinos de Estados Unidos defienden este proyecto. El académico Mike Gonzalez, investigador del centro conservador Heritage Foundation, es un crítico de larga data de esta idea. Dividir al país en categorías, señaló ya en 2016, creó un grado de "fragmentación social que recién comienza a ser aparente".

Rodríguez desestimó estas críticas afirmando que surgen del "miedo de que si uno celebra una parte de sus ancestros, es de alguna forma menos estadounidense". "Eso es algo que siempre hemos hecho. Que hemos destacado en nuestros libros de historia. El rol de los ingleses, de los italianos, de los alemanes, que vinieron a este país", concluyó.

Agencia AFP