EEUU: llevaba a su mujer al hospital para dar a luz y fue detenido por las autoridades de inmigración

LA NACION
EE.UU.: llevaba a su mujer al hospital para dar a luz y fue detenido por la Policía migratoria

LOS ÁNGELES (AP).- En medio de la dura política lanzada por el presidente de Estados Unidos , Donald Trump, en contra de los inmigrantes ilegales (a los que culpa por los índices de criminalidad en el país y por quienes quiere instalar un muro en la frontera de México), una mujer debió manejar sola para llegar al hospital y dar a luz sin su esposo, quien fue detenido por las autoridades de inmigración.

El hecho ocurrió en California, el miércoles pasado, cuando María del Carmen Venegas y su esposo, Joel Arrona Lara, iban camino al hospital y se detuvieron en una estación de servicio en la ciudad de San Bernardino, este de Los Ángeles .

La grabación de las cámaras de vigilancia muestra dos vehículos estacionando junto a la camioneta de la pareja. Entonces, varios agentes del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) comienzan a hacerles preguntas. Venegas comentó que les pidieron sus identificaciones y que entregó la suya, pero que Arrona no la tenía consigo dado que la había dejado en la casa en medio de la urgencia para ir al hospital.

El video capta a los agentes mientras esposan a Arrona y lo llevaban detenido, dejando a Venegas sola en el lugar, quien debió conducir hasta el hospital para el nacimiento de su quinto hijo. "Mi esposo tenía que estar aquí", comentó a la televisora KCBS mientras sostenía a su recién nacido.

Asimismo, de acuerdo a lo publicado por el diario El País, la mujer aseguró: "Les dije que por qué separaban así a la gente buena, que por qué no arrestaban a gente que es mala y que hace cosas malas, que nos dejaran ir, pero me dijeron que solo cumplían con su trabajo".

Arrona, de nacionalidad mexicana, vivió en Estados Unidos durante 12 años sin permiso legal de residencia, contó su mujer, quien agregó que él es una persona trabajadora que mantiene a la familia y que nunca tuvo problemas con la policía.

El ICE confirmó el sábado en un comunicado que los agentes detuvieron a Arrona el miércoles y que continuaba bajo custodia, con un proceso de deportación pendiente. La agencia federal dijo que "ya no eximirá a clases o categorías de extranjeros extraíbles de la posible aplicación de la ley".