EE.UU. e Irán dan un primer paso para revivir el pacto nuclear

Rafael Mathus Ruiz
·3  min de lectura
Vista aérea de la central nuclear Natanz en Irán
Google Earth

WASHINGTON.- Estados Unidos e Irán darán la semana próxima un primer paso para intentar resucitar el pacto nuclear firmado en 2015, que Donald Trump pulverizó hace tres años para abrir luego una nueva campaña de sanciones y aplicar una “máxima presión” sobre Teherán en busca de un nuevo acuerdo que nunca llegó.

Las potencias que negociaron y firmaron el pacto nuclear ­–China, Francia, Alemania, Rusia, Gran Bretaña y la Unión Europa– acordaron luego de un encuentro virtual de la Comisión Conjunta que monitorea la aplicación del acuerdo que continuarán sus discusiones la semana próxima, y que habrá “contactos separados” con Estados Unidos. Los representantes de los países se reunirán en Viena para “identificar claramente las medidas para levantar sanciones y la aplicación del acuerdo nuclear”, indicó un comunicado la oficina del jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell. El gobierno de Joe Biden confirmó que participará de esas discusiones.

“Todavía es pronto y no anticipamos un avance inmediato ya que hay discusiones complicadas por delante. Pero, creemos que este es un paso saludable hacia adelante”, dijo el vocero del Departamento de Estado, Ned Price.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, confirmó de todos modos en Twitter que no habrá una negociación directa entre Estados Unidos e Irán. “Innecesaria”, dijo Zarif.

Zarif descartó la negociación con EE.UU y advirtió sobre una posible "guerra total"
Kena Betancur


Zarif descartó una negociación directa con EE.UU (Kena Betancur/)

Las primeras discusiones cara a cara en Viena servirán para comenzar a trazar el camino para que Estados Unidos e Irán vuelvan a los parámetros establecidos en el pacto nuclear de 2015, al cual Trump le dio la espalda al llamarlo “el peor acuerdo jamás negociado”. A pesar de que no habrá un contacto directo entre funcionarios estadounidenses e iraníes, el objetivo final de las discusiones es terminar de cerrar la grieta abierta por Trump y, en última instancia, comenzar a diseñar un nuevo acuerdo sobre el pacto firmado en 2015, del cual todos han reconocido sus limitaciones.

La vocera presidencial, Jen Psaki, dijo que los temas principales que se discutirán son los pasos que Irán deberá tomar para volver a cumplir con ese pacto –Teherán volvió a poner en marcha su programa nuclear tras el portazo de Trump–, y las sanciones que deberá levantar Washington. Psaki confirmó que por el momento no habrá discusiones directas con Teherán, pero dijo que el gobierno de Biden permanecía “abierto a eso”.

“Este es un primer paso bienvenido y potencialmente constructivo”, definió la vocera.

La reunión de la semana próxima en Viena será la primera vez que todos los socios que suscribieron el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) volverán a tener discusiones, esta vez para intentar mantener vivo el pacto firmado en 2015 entre Irán y el llamado Grupo 5+1, integrado por Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Alemania, Rusia y China. El acuerdo impuso límites al desarrollo nuclear de Irán a cambio del fin de sanciones económicas impuestas por Estados Unidso y Europa. En 2017, la llegada de Trump a la Casa Blanca puso al acuerdo en el freezer por un tiempo, hasta que un año después Trump decidió dar el portazo y comenzó a imponer sanciones a Teherán, alegando que el pacto de las potencias era demasiado tibio.

El principal interrogante es cuál será la voluntad real de Washington y Teherán para volver a moverse dentro de los límites que impuso el acuerdo de 2015, que apenas perduró tres años. Price afirmó que Washington estaba “dispuesto a volver a cumplir con compromisos en el marco del PAIC si Irán hace también lo mismo”. Viena volverá ser el epicentro de las discusiones para intentar dar ese primer paso.