EE.UU: exoneran a un policía blanco que le disparó siete veces a un afroamericano

LA NACION
·2  min de lectura

WASHINGTON.- Un oficial blanco que hirió de siete disparos a un afroamericano en la ciudad de Kenosha, Wisconsin, en uno de los incidentes más sonados de violencia policial en Estados Unidos del año pasado, quedó libre de cargos.

Así lo dictaminó la fiscalía local, al disponer que ninguno de los tres policías involucrados en el ataque que dejó paralítico a Jacob Blake en agosto pasado, y que reavivó la ira antirracista en Estados Unidos, será inculpado.

Coronavirus: las campañas de vacunación en el mundo van más lento de lo prometido

La medida favorece especialmente al agente Rusten Sheskey, el hombre que efectivamente realizó los disparos. "Ningún agente de Kenosha será acusado. Basándonos en los hechos y la ley, hemos decidido que no se presentarán cargos", dijo el fiscal local Michael Graveley en una conferencia de prensa.

Heskey, un oficial blanco, le disparó a Blake, un hombre negro de 29 años, siete veces en la espalda mientras respondía a un incidente doméstico el 23 de agosto de 2020. Blake sobrevivió al tiroteo pero quedó paralizado de la cintura para abajo.

"Es mi decisión ahora que ningún agente de la ley de Kenosha será acusado de ningún delito basado en los hechos y las leyes", añadió el fiscal Graveley.

El anuncio se produce cuando la ira continúa aumentando en todo el país por las repetidas muertes de personas negras a manos de la policía.

Coronavirus. ¿Una inyección por US$150? Las estafas aumentan ante el lento avance de la vacunación

El caso de Blake a fines de agosto volvió a encender las protestas en contra de la brutalidad policial y del racismo sistémico en Estados Unidos, tres meses después de la muerte de George Floyd, el afroamericano que murió al ser detenido por un policía blanco a fines de mayo en la ciudad de Minneapolis y que rebalsó la paciencia de miles de estadounidenses..

Tras el ataque hubo tres noches de disturbios en Kenosha, que culminaron el 25 de agosto cuando un joven de 17 años disparó con un rifle contra tres manifestantes, matando a dos.

Graveley anunció que tampoco habrá cargos para los otros dos oficiales involucrados en el incidente, identificados por el Departamento de Justicia de Wisconsin como los oficiales Vincent Arenas y Brittany Meronek.

Agencia AFP