EE.UU. pudo haber evitado casi 400.000 muertes por COVID-19 con una mejor respuesta, según un informe

Gino Spocchia
·3  min de lectura
 (REUTERS)
(REUTERS)

Hasta 400.000 muertes podrían haberse evitado con una mejor respuesta al COVID-19 por parte de Estados Unidos, según un estudio.

Aunque el número de muertos en la nación asciende a 540.000 y sigue aumentando, hasta 400.000 de ellos pudieron haberse evitado, según un grupo de artículos de investigación publicados en una conferencia de Brookings Institution.

Andrew Atkeson, profesor de economía de la Universidad de California, dijo que se podían evitar 400.000 muertes mediante el uso generalizado de cubrimientos faciales, el distanciamiento social y las pruebas en el período previo al lanzamiento de una vacuna, que comenzó en diciembre.

El ex presidente, Donald Trump, fue ampliamente criticado por su respuesta al virus a lo largo de 2020 por parte de opositores y funcionarios.

Atekson dijo que el ex presidente permitió una implementación parcial y despareja de restricciones en los Estados Unidos que causaron un incremento constante de muertes durante la pandemia.

Trump fue infamemente reacio al cubrebocas y se negó a ordenar cualquier mandato nacional sobre cubrirse la cara para combatir el COVID-19, a pesar de las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Atkeson sugirió que el número final de muertes en Estados Unidos por COVID podría llegar a 670.000, a medida que se sigan entregando vacunas, pero sin ninguna vacuna, estimó que las muertes en Estados Unidos podrían haber llegado a 1,27 millones.

El grupo de artículos de investigación agregó que ciertas iniciativas financieras fueron a veces "un desperdicio" en los 12 meses desde que COVID-19 llegó a los EE.UU., incluido el Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) de la administración Trump.

En diciembre se reveló que se gastaron $700 mil millones de dólares en préstamos PPP, que fueron diseñados para invertirse en nómina, alquiler, servicios públicos y pagos de intereses hipotecarios.

Pero al menos 25 préstamos PPP por valor de más de 3,65 millones de dólares fueron para empresas con direcciones en propiedades inmobiliarias pertenecientes al ex presidente de Estados Unidos y su yerno, según un análisis de NBC News.

El programa fue descrito como "un experimento interesante y noble" pero también "problemático en muchos niveles", según una de las investigadoras, la profesora de economía de la Universidad de California Christine Romer.

Leer más: Bill Gates predice que el mundo “volverá completamente a la normalidad” para 2022

Aunque otros investigadores dijeron que los pagos tuvieron resultados "mixtos", mientras que "la inseguridad alimentaria se mantuvo elevada durante 2020", Romer dijo que los pagos directos no fueron efectivos para todos los efectos de COVID y, de hecho, podrían evitar gastos futuros.

“Si algo como el billón de dólares gastado en pagos de estímulo que hicieron poco para ayudar a los más afectados por la pandemia termina impidiendo gastar un billón de dólares en infraestructura o cambio climático en los próximos años, Estados Unidos habrá hecho un trato muy malo”, escribió Romer.

La investigación sigue al levantamiento de las restricciones de COVID en estados como Alaska, Arizona y Texas, así como a la aprobación de un proyecto de ley de ayuda de 1.900 millones de dólares respaldado por la administración Biden, que Romer también criticó por su tamaño.

Informes adicionales de Reuters.

Relacionados

Viví con mi ex durante el encierro; las relaciones nunca han sido más difíciles que durante la pandemia

La vacuna AstraZeneca es 76% efectiva contra COVID, revelan últimos datos de un ensayo

Más del 80% de las personas que se mostraron reacias a aceptar la vacuna en diciembre cambian de opinión