EE.UU.: casi cien mil exmiembros de Boy Scouts denunciaron haber sido víctimas de abuso sexual

LA NACION
·3  min de lectura

WASHINGTON (AFP). Ayer fue la fecha límite para presentar cargos y hoy se conoció el número total. Cerca de 95.000 personas denunciaron en Estados Unidos haber sufrido abusos sexuales cuando eran miembros de los Boy Scouts.

A principios de año, la organización con más de 4,5 millones de integrantes se había declarado en bancarrota pero no por cuestiones de ventas o membresía sino por la alta cantidad de denuncias de abusos sexuales. Tras ello armaron un plan de compensación de víctimas para poder seguir adelante y ayer fue la fecha límite para beneficiarse de esa indemnización y por ello se conoció la cifra.

Nicolás Trotta cargó contra Soledad Acuña y la tildó de "injusta e incoherente"

"Hasta la fecha, se presentaron 95.000 denuncias" por estadounidenses de entre 10 y 90 años, dijo Paul Moses, abogado de algunas víctimas. Los datos revelan la magnitud de los presuntos abusos cometidos durante décadas por miembros de la organización.

"Estamos horrorizados por la cantidad de vidas que sufrieron abusos en el pasado entre los scouts y conmovidos por la valentía de aquellos que han salido del silencio", dijeron desde Boy Scouts of America en un comunicado, sin confirmar las cifras. "Abrimos de forma voluntaria un proceso de fácil acceso para ayudar a las víctimas a solicitar indemnizaciones. Su respuesta fue desgarradora. Lo sentimos profundamente", añadieron desde la organización, fundada en 1910 y que tiene unos 2,2 millones de miembros de entre 5 y 21 años.

En 2013 la asociación contrató a una abogada para identificar los casos hasta el momento. Janet Warren, profesora de la Universidad de Virginia, tras años revisando documentación que iba desde 1944 hasta 2016, declaró el año pasado: "Codificamos 7819 documentos, lo que significa que hay 7819 personas que creen que estuvieron involucradas en abusos sexuales a menores", según lo publicado por el diario El País. Pero los números de esta semana confirman que son muchísimas más las víctimas.

Afectada por estas acusaciones de abuso sexual, se declaró en bancarrota en febrero con el objetivo de detener las demandas de compensación presentadas por exmiembros en los tribunales y orientarlas hacia un fondo de indemnización. Boy Scouts of America, que estima sus activos en más de 1000 millones de dólares, no indicó qué monto pretende dedicar al fondo.

Tras años de silencio, las revelaciones sobre la organización de Estados Unidos salieron a la luz por primera vez en 2012, cuando Los Angeles Times publicó miles de documentos internos que demostraban décadas de abusos sexuales. Esos documentos, que la prensa llamó los "expedientes de la perversión", formaban una base de datos con el nombre de unos 5000 adultos voluntarios para ser jefes scouts y sospechosos de cometer abusos sexuales contra los niños a los que habían cuidado. La mayoría nunca habían sido denunciada ante las autoridades y la organización se limitó a expulsarlos.

Desde entonces, en un escándalo que se asemeja a lo ocurrido en la Iglesia católica, las acciones legales se multiplicaron, en particular después de la extensión por varios estados de los plazos de prescripción para las agresiones pederastas.