EE.UU.: un chico de nueve años se ahoga tratando de cruzar el río en busca del sueño americano

·2  min de lectura
Donald Trump recorta la ayuda para los niños inmigrantes detenidos en la frontera con México
Donald Trump recorta la ayuda para los niños inmigrantes detenidos en la frontera con México

WASHINGTON.- En medio de un debate por el flujo de migrantes, un chico de nueve años murió intentando cruzar el Río Grande en busca del sueño americano, la última de las víctimas que se lleva el peligrosísimo cruce a nado para entrar a Estados Unidos.

El chico fue hallado junto a otro de tres años y una mujer guatemalteca. Los tres estaban inconscientes en una isla del río el 20 de marzo pasado. La mujer y el chico de tres años fueron reanimados, pero el de nueve no.

El operativo de rescate del barco encallado en Suez acumula frustraciones y pérdidas millonarias

“Los agentes encontraron a los individuos e inmediatamente intentaron administrarles primeros auxilios y transportarlos hacia tierra firme”, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

Estos tres migrantes -que no fueron identificados- integraban un grupo de más de 500 personas rescatadas de situaciones de peligro en los últimos cinco meses. Un alto cargo del CBP indicó que las cifras siguen en aumento y que cerca de 6000 indocumentados fueron interceptados el jueves intentando ingresar al país.

Las autoridades de inmigración de Estados Unidos han separado desde julio de 2017 hasta octubre de 2019 a más de 5.400 menores de sus padres en la frontera con México, según datos ofrecidos por el Gobierno estadounidense a la Unión Americana de Libertades Civiles
Las autoridades de inmigración de Estados Unidos han separado desde julio de 2017 hasta octubre de 2019 a más de 5.400 menores de sus padres en la frontera con México, según datos ofrecidos por el Gobierno estadounidense a la Unión Americana de Libertades Civiles


Antes eran casi todos adultos, pero ahora intentan cruzar también menores y familias enteras

Pero a diferencia del pasado -cuando la mayoría de los migrantes eran adultos que viajaban solos- en el último tiempo cerca de la mitad son familias o menores no acompañados. La gran mayoría son devueltos a territorio mexicano pero a los menores solos y a algunas familias se les permite la entrada a Estados Unidos.

Los centros de alojamiento para menores, tanto los que pertenecen al CBP como los que son administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), están atestados. El miércoles, el CBP tenía a su cargo a 5156 menores y el HHS -que tiene la tarea posterior de intentar reunir a los niños con familiares en Estados Unidos- albergaba a 11.900.

En febrero más de 9000 menores no acompañados -la mayoría de México y de América Central- ingresaron a Estados Unidos y se espera que este mes las cifras superen los 14.000.

El proceso de paz, ausente en las votaciones casi simultáneas de israelíes y palestinos

El presidente Joe Biden, defendió el jueves su manejo de la situación de los migrantes en la frontera, un tema que está en el centro del debate político y por el que ha sido duramente criticado por los republicanos.

En contraste con Donald Trump, que intentó sellar la frontera, el mandatario demócrata avaló un proyecto para ofrecer un camino a la ciudadanía a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que se estima que residen en el país, y comenzó a admitir a algunos solicitantes de asilo que llevaban meses esperando en campamentos en México.

Biden afirmó que el aumento del flujo de personas obedece a factores estacionales, ya que los migrantes buscan evitar el verano boreal por las temperaturas extremas en el desierto. También dijo que los menores son aceptados en territorio estadounidense por motivos humanitarios.

Agencia AFP