EE.UU.: ¿por qué cayeron iguanas del cielo en Miami?

LA NACION

El pasado martes, la cuenta oficial del Servicio Meteorológico Nacional de Miami y del Sur de Florida hizo público un inusual aviso en relación al pronóstico del tiempo: dijo a los ciudadanos que, debido al inminente frío, no se sorprendan si por la noche caían iguanas del cielo y se levantaban al día siguiente con los animales en los jardines.

Aparentemente, ver iguanas que caen del cielo no es algo nuevo en el estado de Florida. Las bajas temperaturas aturden a los reptiles, sin matarlos, por lo que caen de los árboles. Una vez en la tierra, las temperaturas más elevadas que llegan durante el día y la exposición al sol las reaniman.

"21 de enero: esto no es algo que generalmente pronosticamos, pero no se sorprenda si ve que las iguanas caen de los árboles esta noche mientras los mínimos caen en los 30 y 40. ¡Brrrr!", indicaba el tuit del servicio meteorológico.

Desde el estado de Luisiana hasta Carolina del Norte y a través de Florida, las temperaturas promediaron estos días entre 9°C y 12°C por debajo de lo normal para la época y las advertencias por bajas temperaturas estuvieron vigentes en Florida y Georgia hasta el miércoles por la mañana. Las mínimas anunciadas rondaron los -1,1°C y 4,4°C.

Las iguanas a menudo duermen en los árboles, por lo que cuando sus cuerpos quedan inactivos, caen de los árboles a las calles, automóviles, piscinas o incluso a personas caminando. Y dado que son grandes (los machos adultos pueden alcanzar los 150 centímetros de largo y pesar hasta 9 kilogramos), puede ser peligroso si una cae encima de alguien.

Las especies invasoras no pueden manejar muy bien las temperaturas frías porque son de sangre fría. En general, las iguanas comienzan a volverse lentas o letárgicas una vez que la temperatura cae por debajo de los 10°C.

Una vez que la temperatura cae por debajo de siete grados, las iguanas pasan a un estado latente o aturdido por el frío en el que parecen estar muertas, pero no. Siguen respirando. Es la forma en que su cuerpo los protege hasta que la temperatura se calienta por encima de los 10°C.

Si las temperaturas permanecen en los 4°C durante períodos de más de ocho horas, la mayoría de las iguanas morirá, sobre todo las más pequeñas.

La baja temperatura en Miami la madrugada del miércoles y la advertencia de caída de iguanas se verificó, según el meteorólogo Eric Blake. Su esposa tomó una foto de una iguana "aturdida" en Virginia Key el miércoles por la mañana.