EE.UU. busca dar una imagen de unidad con sus aliados frente a Rusia

Washington, 25 ene (EFE).- Ante la visión cada vez más alejada entre Estados Unidos y los países de la Unión Europea sobre cómo abordar la crisis de Ucrania, la Casa Blanca salió este martes al paso e intentó dar una imagen de unidad con sus aliados frente a Rusia.

En su rueda de prensa diaria, la secretaria de Prensa del Gobierno estadounidense, Jen Psaki, subrayó que hay un "acuerdo" entre Estados Unidos y todos sus socios de la OTAN sobre el hecho de que "habrá graves consecuencias económicas" si Rusia invade a Ucrania.

Así respondió la portavoz del presidente estadounidense, Joe Biden, al ser cuestionado sobre las diferencias entre los aliados después de que Alemania rechazara enviar armas a Ucrania para afrontar la amenaza rusa.

"Las acciones pueden no ser idénticas, pero estaremos unidos y las respuestas serán fuertes y severas", insistió Psaki.

La visión conjunta entre Washington y Bruselas comenzó a resquebrajarse el martes, pues Estados Unidos puso en "alerta" a 8.500 soldados y llamó a sus ciudadanos abandonar Ucrania mientras la UE pedía no "dramatizar".

Por la tarde, Biden convocó una videollamada con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; el secretario de la OTAN, Jens Stoltenberg, y varios mandatarios europeos, incluido el canciller alemán, Olaf Sholz, tras la que dijo que hay "unanimidad total con todos los líderes europeos".

Pero mientras Estados Unidos insiste en que la invasión es inminente, la UE no lo ve tan claro.

"Nadie puede meterse en la mente" del presidente ruso, Vladímir Putin, dijo al respecto este martes Psaki, quien no obstante recordó que Moscú ha desplegado 100.000 soldados en la frontera con Ucrania preparados para un ataque.

ESTUDIANDO SANCIONES

Mientras tanto, la Casa Blanca sigue diseñando su repuesta a una eventual invasión, por lo que un equipo de Biden se reunirá este miércoles con líderes del Congreso, de quien depende la aprobación de sanciones a Rusia.

El presidente del Comité de Exteriores de la Cámara Baja, el demócrata Gregory Meeks, presentó el viernes un proyecto de ley en el que se proponen sanciones a las industrias extractivas rusas y algunas de sus instituciones financieras.

También recoge un aumento de la asistencia de seguridad a Ucrania, sanciones contra el gasoducto Nord Stream 2, represalias contra el Gobierno ruso y los oligarcas del país, así como mayores restricciones en el acceso de instituciones estadounidenses al mercado de la deuda soberana rusa.

Dentro de las medidas que se barajan, Estados Unidos planea restringir la venta de chips a Rusia, esenciales para el desarrollo de muchas de sus industrias.

La producción de chips está dominada por Estados Unidos, Japón, Corea del Sur y Taiwán, por lo que su control afectaría a sectores estratégicos para Rusia.

Estados Unidos también está en contacto con los principales productores de gas natural en África y Oriente Medio para encontrar alternativas al gas ruso en caso de que la crisis derive en una falta de suministros para la UE, donde el 41 % del gas proviene de Rusia.

RUSIA MUESTRA MÚSCULO MIENTRAS EEUU SIGUE EN ALERTA

Por su parte, Moscú protagonizó este martes una exhibición de músculo militar con varios ejercicios aéreos de envergadura en la península de Crimea, anexionada en 2014, y dos regiones próximas a Ucrania, la de Rostov y Krasnodar.

Más de 60 aviones de combate, entre cazas y cazabombarderos, participaron en los ejercicios, que incluyen lanzamientos de misiles y ensayos para proteger sus aeródromos.

El Gobierno de Putin manifestó su "gran preocupación" por el anuncio de Washington de poner en alerta a 8.500 soldados, y recordó que sigue a la espera de que respondan por escrito a las garantías de seguridad que exigió para que la OTAN frene su expansión.

En caso de una ocupación rusa de Ucrania, los 8.500 soldados que el Pentágono puso en alerta serán desplegados de forma inmediata en los países del flanco este de la OTAN.

Pero Washington ha descartado por completo mandar soldados a Ucrania, país al que está apoyando con un paquete de 200 millones de dólares en suministros de armas y equipo militar.

"Para ser muy claros: no hay ninguna intención, interés ni deseo por parte del presidente (Biden) de enviar tropas a Ucrania", reiteró este martes la portavoz de la Casa Blanca.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.