EE.UU. amplía su programa de refugiados afganos, pero con muchas limitaciones

·5  min de lectura

Washington, 2 ago (EFE).- Estados Unidos expandió este lunes su programa para acoger refugiados de Afganistán ante el aumento de la violencia de los talibanes, aunque no está claro que ese esfuerzo sea suficiente para poner a salvo a todos los que ayudaron a las tropas estadounidenses durante la guerra.

Con el anuncio, EE.UU. intenta avanzar en el desafío mayúsculo de proporcionar refugio a las decenas de miles de afganos que colaboraron con sus tropas durante el conflicto, antes de que concluya oficialmente su retirada militar del país, a finales de este mes.

El Gobierno estadounidense ya tramita unas 20.000 solicitudes de visado de intérpretes, conductores y otros afganos que ayudaron a sus soldados y que quieren mudarse a Estados Unidos junto a sus familiares -al menos 50.000 personas más-, y su objetivo es ayudarlos a salir de Afganistán antes de que acabe agosto.

UN PARCHE PARA LOS QUE QUEDAN ATRÁS

Sin embargo, en las últimas semanas han aumentado las denuncias de que ese programa de visados especiales, conocido como SIV, está dejando atrás a miles de personas que también ayudaron a Estados Unidos durante el largo conflicto y que podrían enfrentar represalias de los talibanes cuando acabe la retirada.

Varias organizaciones han asegurado que hay miles de afganos cuyas peticiones de visado se han rechazado en los últimos años, a menudo por razones menores, y que continúan sin respuesta a pesar de haber vuelto a enviar solicitudes varias veces.

En un intento de ampliar sus opciones, el Departamento de Estado anunció un nuevo programa, conocido como "Prioridad 2", que espera que beneficie a "miles de afganos y sus familiares inmediatos que pueden estar en riesgo debido a su afiliación con Estados Unidos", según un comunicado oficial.

Ese grupo incluye a aquellos afganos que apoyaron a las tropas o diplomáticos estadounidenses pero que no cumplen con el "tiempo de servicio mínimo" u otras condiciones para que se les conceda un visado especial SIV.

En ese grupo puede haber empleados de contratistas estadounidenses, personal local de la embajada o las bases militares estadounidenses, así como intérpretes del Gobierno estadounidense, de sus tropas o de las de la OTAN.

También está abierto a aquellos afganos que trabajaron como periodistas o empleados de otro tipo de un medio estadounidense, además de los cooperantes de organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos.

Por último, pueden solicitar refugio los afganos que trabajaron o trabajan para un proyecto en Afganistán que estuviera financiado por el Gobierno estadounidense, explica el comunicado.

SIN AYUDA PARA SALIR DE AFGANISTÁN

No obstante, el programa cuenta con una limitación notable: quienes quieran acogerse a él deberán encontrar la forma de salir primero de Afganistán por su cuenta, sin ninguna ayuda del Gobierno estadounidense, y solo entonces podrán empezar el proceso de solicitud de refugio.

"Los casos referidos a este programa se procesarán en terceros países, una vez que los solicitantes estén fuera de Afganistán", dijo una alta funcionaria del Departamento de Estado, que pidió el anonimato, durante una rueda de prensa telefónica.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, reconoció que para muchos afganos será "increíblemente difícil" abandonar por su cuenta el país, especialmente si temen que los ataquen los talibanes.

"No quiero negar que esto es un desafío o que es difícil" para ellos, dijo Blinken en una rueda de prensa posterior, tras admitir que el Gobierno estadounidense no los ayudará a abandonar el país.

Estados Unidos sí está ayudando a salir de Afganistán a aquellos que solicitan el visado SIV, siempre que encuentren por su cuenta los medios para trasladarse a la capital, Kabul, a tiempo para subir a uno de los vuelos que se espera despeguen de allí en las próximas semanas rumbo a terceros países.

El proceso para acogerse al nuevo programa comienza con la institución estadounidense u organización no gubernamental para la que haya trabajado el ciudadano afgano en cuestión, que debe registrar el caso de esa persona en la web utilizada por EE.UU. para estos temas, wrapsnet.org.

Una vez que esa petición esté en el sistema del Departamento de Estado, el solicitante recibirá un correo electrónico del Gobierno estadounidense y deberá buscar la forma de salir de Afganistán para completar desde un tercer país los trámites previos a su mudanza a Estados Unidos, explicó la citada funcionaria.

PAKISTÁN O TURQUÍA, POSIBLES DESTINOS INTERMEDIOS

La espera en ese tercer país puede durar "de 12 a 14 meses", de acuerdo con la fuente, que reconoció que el anuncio puede potenciar la salida masiva de Afganistán de aspirantes a obtener asilo y que está tratando de convencer a los países vecinos de que permitan la entrada de esos refugiados.

"Ya hemos hablado con los países vecinos, así como con Acnur (Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados), para que estén preparados para potenciales llegadas", aseguró un segundo funcionario del Departamento de Estado en la misma rueda de prensa telefónica.

El funcionario subrayó la importancia de que Pakistán "mantenga abiertas sus fronteras", y mencionó como otra posibilidad que los refugiados atraviesen Irán -un país donde difícilmente podrán quedarse a completar un proceso de asilo en Estados Unidos- hasta llegar a Turquía.

Para muchos afganos, ese proceso puede resultar demasiado complejo en un momento en el que los talibanes prosiguen su rápido avance en Afganistán y mantienen el asedio a tres capitales provinciales.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, culpó precisamente este lunes a Estados Unidos de provocar la grave situación de seguridad en el país con su "abrupta" retirada, que comenzó el pasado 1 de mayo.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.