EE.UU. admite un “error” en el ataque con drones que mató a 10 civiles afganos en Kabul

·2  min de lectura
En esta foto del domingo 29 de agosto de 2021, algunas personas inspeccionan los daños en la casa de la familia Ahmadi después de un ataque con drones de Estados Unidos en Kabul, Afganistán. (AP Foto/Khwaja Tawfiq Sediqi, Archivo)
En esta foto del domingo 29 de agosto de 2021, algunas personas inspeccionan los daños en la casa de la familia Ahmadi después de un ataque con drones de Estados Unidos en Kabul, Afganistán. (AP Foto/Khwaja Tawfiq Sediqi, Archivo)

WASHINGTON.- El Pentágono admitió que el ataque letal con drones en Kabul que mató a 10 civiles --entre ellos siete chicos- fue un “error trágico”, y que no hubo terroristas entre las víctimas, señaló el general de la Armada Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos, durante una conferencia de prensa.

El Departamento de Defensa norteamericano había defendido la operación del 29 de agosto como un “ataque justo”, al señalar que los funcionarios creían que el auto estaba cargado de explosivos para un ataque inminente. De hecho, el conductor era un trabajador humanitario que durante mucho tiempo se desempeñó para un grupo con sede en Estados Unidos y transportaba botellas de agua para su familia.

Por qué Israel pasó de líder en vacunación a ser el país con el mayor ritmo de aumento de casos del mundo

Los explosivos que los militares afirmaron que se cargaron en el baúl de un Toyota blanco impactado por el misil Hellfire del dron en realidad eran botellas de agua, según la investigación, y una explosión secundaria en el patio en un vecindario densamente poblado de Kabul donde tuvo lugar el ataque probablemente fue por propano o un tanque de combustible, dijo McKenzie. En resumen, el auto no representaba ninguna amenaza, concluyeron los investigadores.

Kabul; afganistán; aeropuerto; talibanes; el mundo
Khwaja Tawfiq Sediqi


Una imagen del vehículo impactado por el ataque de EE.UU. en Kabul. (AP Photo/Khwaja Tawfiq Sediqi) (Khwaja Tawfiq Sediqi/)

El funcionario que habló bajo condición de anonimato también reconoció que el conductor del auto, Zemari Ahmadi, un extrabajador de un grupo de ayuda estadounidense, no tenía nada que ver con Estado Islámico, como habían afirmado anteriormente los oficiales militares. La única conexión de Ahmadi con el grupo terrorista pareció ser una interacción fugaz e inocua con personas en lo que los militares creían que era una casa de seguridad del grupo en Kabul, un vínculo inicial que llevó a los analistas militares a emitir un juicio erróneo tras otro mientras rastreaban la situación de Ahmadi y sus movimientos en el vehículo durante ocho horas.

“Fue un error trágico”, dijo McKenzie al hacer públicos los resultados de una investigación militar.

Los resultados de la investigación del Comando Central del Ejército reflejaron un trabajo del The New York Times de pruebas en video, junto con entrevistas con más de una docena de compañeros de trabajo y familiares del conductor en Kabul.

La investigación del diario generó dudas sobre la versión estadounidense de los hechos, incluida la presencia de explosivos en el vehículo, si el conductor tenía una conexión con Estado Islámico y si hubo una segunda explosión después de que el misil golpeara el auto.

Agencias Reuters y AP y The New York Times

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.