EE.UU.: acusan de asesinato en tercer grado a un policía por la muerte de Floyd

LA NACION
lanacion.com

MINNEAPOLIS.- Derek Chauvin, el agente que habría provocado la muerte a George Floyd tras aplastarle el cuello durante su arresto en la ciudad de Minneapolis, en Estados Unidos, ha sido detenido y acusado de asesinato en tercer grado y maltrato este viernes tras tres días de disturbios y protestas.

Chauvin, que fue grabado durante el episodio por una testigo con su celular, fue acusado de asesinato en tercer grado, señaló en rueda de prensa Mike Freeman, fiscal del condado de Hennepin.

"Está bajo custodia y ha sido acusado de asesinato", dijo Freeman sobre Chauvin "Tenemos evidencia, tenemos el video del ciudadano, esas imágenes horribles, terribles, que hemos visto una y otra vez", agregó.

Por su parte, el comisionado del Departamento de Seguridad Pública de Minnesota, John Harrington, también ha confirmado que Chauvin se encuentra ahora bajo custodia.

Furia y tensión en EE.UU.: quién era el afroamericano que murió bajo custodia policial

El agente llevaba 19 años trabajando para la Policía de Minneapolis y fue destituido tras confirmarse la muerte de Floyd, según informaciones de la cadena CBS.

Las imágenes del teléfono celular mostraban a Floyd gimiendo y jadeando repetidamente mientras le suplicaba a Chauvin "por favor, no puedo respirar". Después de varios minutos, Floyd se calla y deja de moverse.

En un primer momento, los agentes aseguraron que Floyd se resistió a ser arrestado y sufrió un problema médico. Sin embargo, las imágenes de vídeo obtenidas muestran a Floyd cooperando con la Policía. En el vídeo se le puede escuchar diciendo que no puede respirar mientras Chauvin mantiene su rodilla sobre su cuello durante varios minutos.

El resto de agentes han sido identificados como Tou Thao, Thomas Lane y J. Alexander Jueng. Los tres llevaban menos de tres años en el departamento, si bien también fueron despedidos al día siguiente la muerte de Floyd.

Su muerte -que ha provocado fuertes disturbios- está siendo investigada por la oficina del fiscal general de Estados Unidos, la Policía Federal (FBI) del Mineápolis y la división de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

Agencias AP, DPA y Reuters

Qué leer a continuación