EE.UU. acusa a Rusia por un masivo ciberataque contra objetivos clave

LA NACION
·2  min de lectura

WASHINGTON.- El jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo, disparó contra Rusia por un devastador ciberataque que afecto a agencias de Estados Unidos y que obligó a la OTAN a revisar a fondo sus sistemas informáticos.

"Hubo un esfuerzo significativo para usar un programa de terceros para incrustar esencialmente código dentro de los sistemas del gobierno de Estados Unidos", dijo el secretario de Estado en una entrevista televisiva.

Coronavirus: alerta en Gran Bretaña por la velocidad expansiva de la nueva cepa

"Creo que ahora podemos decir que es bastante claro que fueron los rusos los que participaron en esta actividad", añadió Pompeo.

Microsoft afirmó el jueves que había notificado a más de 40 clientes afectados por estos programas malignos, que según los expertos en seguridad permitieron a los atacantes un acceso sin restricciones a sus redes.

Cerca del 80% de los afectados estaban en Estados Unidos, según el presidente de Microsoft, Brad Smith, quien sostuvo que también hubo objetivos en México, España, Bélgica, Gran Bretaña, Canadá, Israel y Emiratos Árabes Unidos.

Lo extraordinario de este hackeo es su magnitud: según las denuncias, entre marzo y junio pasados 18.000 entidades fueron infectadas con un código malicioso que ingresó a caballo de un popular software de administración de redes de la empresa SolarWinds, con sede en la ciudad de Austin, Texas.

"Es seguro que la cantidad y localización de las víctimas continuará creciendo", dijo Smith. "Esto no es el espionaje de siempre, incluso en la era digital", añadió, y sostuvo que representa "una seria vulnerabilidad tecnológica para Estados Unidos y el mundo".

Virginia Hall, la espía que se convirtió en la peor pesadilla de los nazis

John Dickson, de la firma de seguridad Denim Group, dijo que varias compañías que podrían ser vulnerables luchan ahora para reforzar su seguridad, hasta el punto de considerar construir sus servidores y otros equipos.

"Todo el mundo está realizando ahora evaluación de daños porque esto es enorme. Es un duro golpe para la confianza tanto en el gobierno como en la infraestructura crítica", afirmó.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, expresó por su parte una "gran preocupación" por la infiltración informática divulgada esta semana, mientras el senador republicano Mitt Romney, fue el primero en atribuir el ataque a Rusia.

Agencias AFP, AP y ANSA