EE.UU. acuerda la retirada de las tropas de combate que quedan en Irak

·2  min de lectura
Bagdad Irak Iraq EIIL insurgente Estados Unidos rebeldes islámico ciudad combatientes
Bagdad Irak Iraq EIIL insurgente Estados Unidos rebeldes islámico ciudad combatientes

WASHINGTON.- Estados Unidos se comprometió este miércoles a retirar todas las fuerzas militares que permanecen en Irak, aunque los dos gobiernos no fijaron un calendario para lo que será la segunda retirada desde la invasión de 2003. El expresidente demócrata Barack Obama había ordenado la retirada de todas las tropas del país en Irak, pero volvió a enviar efectivos tras la brutal ofensiva del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

“Las partes confirmaron que la misión de Estados Unidos y las fuerzas de la coalición ahora llegaron a una transición enfocada en el entrenamiento y el asesoramiento”, señalaron las partes tras una reunión virtual del secretario de Estado Antony Blinken y el canciller Fuad Hussein.

Tensión en el Mar Rojo: Israel ataca un buque de Irán al inicio del diálogo Washington-Teherán

Eso “permite el redespliegue de cualquier tropa de combate que siga en Irak, para lo cual el calendario va a ser establecido en un próximo diálogo técnico”, indicaron.

Irak ha caminado por una línea muy fina para equilibrar sus relaciones con Estados Unidos e Irán, que comparte lazos religiosos con su vecino de mayoría chiita. Los llamamientos iraquíes para una retirada de las tropas estadounidenses se dispararon en enero de 2020 después de que el expresidente Donald Trump ordenó el asesinato en Bagdad del alto comandante iraní Qasem Soleimani. Desde entonces las tensiones se mantuvieron altas.

Las tropas de Estados Unidos abandonan Irak y se dirigen rumbo a Kuwait
Las tropas de Estados Unidos abandonan Irak y se dirigen rumbo a Kuwait


Tropas norteamericanas en Irak

En febrero, el presidente Joe Biden ordenó ataques aéreos contra objetivos en Siria de paramilitares vinculados a Irán, después de que un ataque con cohetes mató en Irak a un contratista de la coalición liderada por Estados Unidos e hiriera a personal estadounidense.

Pero Biden, en una coincidencia poco habitual con su predecesor Trump, está buscando cómo terminar con una política conocida como la de las “guerras sin fin”. Trump había ordenado una reducción del contingente en Irak y en Afganistán en sus últimos meses en el poder y al 15 de enero las tropas estadounidenses en cada país se habían reducido a 2500 efectivos.

El asesor de seguridad nacional de Irak, Qassem al-Araji, prometió esfuerzos para proteger a las fuerzas extranjeras y confirmó que Estados Unidos seguiría adelante con la retirada. “La parte estadounidense prometió retirar un número importante de sus tropas de Irak”, señaló.

Groenlandia: la isla más grande del mundo frena las ambiciones de las potencias

El Pentágono se negó a especificar un plazo para la retirada, diciendo que se elaboraría en las conversaciones técnicas. “Todos hemos estado trabajando para un eventual redespliegue (…) cuando no haya necesidad de apoyo estadounidense sobre el terreno”, declaró a la prensa el vocero del Pentágono, John Kirby.

La atención sobre este tema se produce en un momento en que Biden busca cada vez más despriorizar las guerras de Medio Oriente y dedicar más recursos a la rivalidad global con China.