Educación. En La Plata, comerciantes comparten el wifi para que los chicos vulnerables puedan estudiar

·5  min de lectura
El kiosco, ubicado en 7 523 y 523 bis, en Tolosa, es uno de los 50 locales que comparten la red con los alumnos de escuelas cercanas
Matías Adhemar

LA PLATA.- Por iniciativa de una ONG comerciantes de esta ciudad liberan sus claves de wifi para que los chicos de barrios vulnerables puedan conectarse y realizar las tareas escolares. La propuesta, que se inició hace dos semanas y ya cuenta con la adhesión de medio centenar de comercios, empezó a gestarse a raíz de un relevamiento realizado en un conjunto de comedores comunitarios por la organización no gubernamental La Plata Solidaria. La encuesta buscaba indagar en las posibilidades de conectividad de niños y adolescentes de la periferia de la capital bonaerense en el contexto de la educación virtual como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Coronavirus: Cuáles son los distritos del Gran Buenos Aires qué más y menos vacunaron hasta el momento

El sondeo, realizado por un reducido grupo de voluntarios en los barrios Villa Alba, Altos de San Lorenzo, La Emilia (asentamiento ubicado en 526 y 173) y El Mercadito, arrojó datos preocupantes: casi el 63% de los encuestados no había logrado tener más de un encuentro virtual con algún docente en las dos semanas anteriores a que se realizara la consulta. Además, el 72% de los 126 chicos entrevistados debe compartir un dispositivo para poder conectarse y solo el 39% dijo haber conseguido completar alguna vez a tiempo la tarea requerida por los docentes.

Los problemas de acceso a internet para los alumnos de estos barrios populares fueron el disparador para pensar posibles salidas a una situación que, de hecho, ya era crítica antes de la pandemia. “Empezamos a recibir comentarios muy preocupantes de encargados de comedores que nos contaban los problemas de los chicos para engancharse y mantener una mínima regularidad en la escuela. Nos hemos encontrado con casos de chicos que hace un mes y medio que no tenían ningún contacto con sus maestras”, afirmó Pablo Pérez, coordinador de La Plata Solidaria. Y contó que el principal inconveniente era la total falta de acceso o bien, cuando lo había, el dispositivo debía ser compartido por varios chicos a la vez por lo que muchas veces no lograban conectar a tiempo para cumplir con los mínimos requerimientos escolares.

La ONG La Plata Solidaria ideó la iniciativa en base a un relevamiento que realizaron en comedores comunitarios
Matías Adhemar


La ONG La Plata Solidaria ideó la iniciativa en base a un relevamiento que realizaron en comedores comunitarios (Matías Adhemar/)

Así fue que desde la ONG se propuso a propietarios de comercios cercanos a los establecimientos educativos la idea de poner en marcha un “wifi solidario” para que los chicos y las chicas puedan tener contacto con la escuela. Así se acordó con un pequeño grupo de pequeños negocios fijar, en principio, el horario de 13 a 17 horas para liberar la clave de sus servicios y permitir que los estudiantes usen la conexión para realizar las tareas escolares.

Coronavirus: Cómo funciona el tren sanitario que recorre la Provincia por las vías del ferrocarril Roca

Carteles

La prueba piloto comenzó hace dos semanas en un maxikiosco de Tolosa ubicado en 7 y 523 que tiene en un radio de cuatro cuadras a la redonda, tres escuelas primarias y una secundaria. Ahí Natalia Tejeda colgó el primer cartel improvisado de “Comercio adherido a wifi solidario”. “Nos pareció que tenemos que ayudar en este contexto tan difícil. Nosotros escuchamos los problemas que nos cuentan muchas mamás cuando vienen a comprar algo”, señaló Tejeda.

En La Favela, un populoso conglomerado de la localidad de Ringuelet, varias maestras pidieron la adhesión a los negocios de la zona. En ese lugar, Liliana Frías, que tiene un pequeña despensa dentro de su casa, se sumó a la movida solidaria. Frías acomodó unos bancos para los chicos que asistan puedan estar más cómodos y hasta pensó en ofrecer una modesta merienda. “Son mis vecinos, es lo menos que puedo hacer”, sostuvo.

Rápidamente la iniciativa comenzó a viralizarse y hoy ya cuenta con unos 50 comercios que replican la experiencia en distintos puntos de la ciudad. Esa repercusión hizo que desde el Consejo Escolar llamaran a los impulsores de la campaña para interiorizarse. También se conectaron con ellos representantes de una de las tres empresas que prestan el servicio de internet en la región con la que acordaron un encuentro para estudiar la situación y ver cómo podían colaborar.

La conectividad es uno de los grandes obstáculos que deben afrontar los chicos de barrios vulnerables para sostener la educación virtual
Matías Adhemar


La conectividad es uno de los grandes obstáculos que deben afrontar los chicos de barrios vulnerables para sostener la educación virtual (Matías Adhemar/)

“La trascendencia de la idea hizo que las empresas proveedoras del servicio se hayan puesto en contacto con nosotros. Sería una buena gratificación para los comercios solidarios poder establecer un convenio para abaratar costos y elevar la cantidad de megas. Esto permitiría en lugares muy alejados de la ciudad que muchos niñas y niños no pierdan el vínculo con la escuela”, explicaron desde La Plata Solidaria que también recibieron llamados de otros distritos de la provincia de Buenos Aires y trabajan en la escritura de un proyecto para enviar a la comuna platense así como a la Dirección de Cultura y Educación bonaerense.

“Yo tengo celular, pero generalmente no me alcanza el crédito para poder bajar los deberes que mandan las maestras”, indicó María Rodríguez, cuyos tres hijos -dos en primaria y un en jardín de infantes- concurren a la Escuela N° 41 de Melchor Romero. Rodríguez, nacida en Paraguay, explicó que antes de la iniciativa del wifi solidario debía pedir ayuda a sus vecinos.

Conectividad

A finales de 2017 la municipalidad lanzó el programa La Plata Conectada, por el que se habilitaron una docena de puntos con acceso libre a conexión. Ocurre que esas terminales se encuentran en espacios públicos y centros comerciales ubicados en el casco urbano, muy lejos de los barrios donde el problema se vuelve acuciante.

“Hoy hay decenas de miles de personas viviendo en barrios informales en las afueras de La Plata por un acentuado proceso de conurbanización y a nosotros no nos preocupa solo la pérdida momentánea del espacio físico de la escuela, sino la perspectiva que quedará tras la pandemia. No somos el Estado y se nos ocurrió esto. Si alguien tiene una idea mejor que la exponga y nosotros nos sumamos sin dudarlo, pero creemos que no puede dejarse pasar más el tiempo sin intentar ayudar a restablecer y fortalecer el vínculo de estos chicos y chicas con la educación”, concluyó Pérez.

Por mayor información se puede escribir a @laplatasolidariaok en Instagram; La Plata solidaria en Facebook o por WhatsApp al 2215669819.