Eduardo “Wado” de Pedro: “Gerardo Milman sabía que la iban a matar a Cristina Kirchner, es gravísimo”

El ministro del Interior, "Wado" de Pedro
El ministro del Interior, "Wado" de Pedro - Créditos: @Captura de video

“Gerardo Milman sabía que la iban a matar a Cristina Kirchner, es gravísimo”, dijo este jueves el ministro del Interior de la Nación, Eduardo “Wado” de Pedro, en alusión a una nota publicada por el sitio Página 12 sobre el atentado sufrido por la vicepresidenta el 1° de septiembre, cuando Fernando Sabag Montiel le gatilló en la cabeza con un arma cargada. Se trata de un artículo en donde se cita a un testigo vinculado al Frente de Todos (FdT) que presuntamente escuchó al diputado de Pro decir en un bar: “Cuando la maten, yo estoy camino a la costa”. El legislador desmintió los dichos a través de un comunicado al que accedió LA NACION.

“Ayer me entero por Página 12 que Milman, diputado de Cambiemos y miembro de la mesa de Cambiemos, es escuchado dos días antes del intento de asesinato decir: ‘Cuando la maten a Cristina me voy a estar yendo a la costa’, ¿no?”, manifestó el funcionario en una entrevista con El Destape Radio y agregó: “O sea, Milman sabía que la iban a matar a Cristina, es gravísimo. Un dirigente político de Cambiemos del peso de Milman, mano derecha de Patricia Bullrich, que es la candidata de [Mauricio] Macri, sabía que la iban a matar a Cristina”.

Tras ello, vinculó la acusación con un proyecto de ley presentado por el legislador quince días antes del intento de magnicidio “diciendo que Cristina se iba a hacer un autoatentado”. “Es una cosa muy rara... [Y luego] citan a declarar a las dos pibas que estaban con Milman para preguntarles si estaban con él en el bar Casablanca [donde presuntamente el diputado hizo las declaraciones] y las dos dijeron que no. Entonces, les tuvieron que mostrar el video secuestrado de ese momento y está el testigo en la mesa de al lado de Milman con las dos pibas. O sea, arrancaron mintiendo”, desarrolló.

Consultado acerca de si considera que el expresidente Macri “estuvo detrás de lo ocurrido”, contestó: “Mirá, la historia de los hechos terroristas y de los hechos trágicos de la Argentina siempre entran en un sector del Poder Judicial y se confunde todo; Embajada, Amia y muchos hechos de los cuales tenés que atar piezas, juntar pruebas e inducir, porque no va a estar el mensaje de texto diciendo ‘hagan quilombo porque yo voy a mandar a uno para matar a Cristina’. Por eso la investigación requiere de información y datos, porque no vas a encontrar una cartita a Sabag Montiel explicándole todo”.

Y agregó: “Lo que nunca pasó en la Argentina hasta que llegó Macri fue que se utilicen las fuerzas de seguridad, los servicios de inteligencia y el Poder Judicial para resolver discusiones políticas, para perseguir opositores. Con lo cual me parece que si en el expediente existen todas estas pruebas es muy serio y muy grave”.

En su alocución, de Pedro también cuestionó a los medios que “salieron muy rápido” a adjudicar el intento de asesinato de Cristina Kirchner a “un loquito suelto” y habló del armado adrede de una suerte de “clima” en el que se enmarcó el atentado.

“Cuando se empezó a investigar quién está atrás del intento de asesinato vimos lo que vieron todos: primero, el contexto en el que se da. Aparecían 40 o 50 personas con carteles con la palabra ‘muerte’, guillotinas y antorchas, parecía todo muy armado. Para mí estaban generando... Hay una relación entre Revolución Federal y el intento de magnicidio. Generar clima para que parezca que en todas las apariciones de gente suelta pegándole a [Sergio] Massa y a los ministros quede envuelto el intento de asesinato”, expresó.

Finalmente, completó: “Cuando vimos que estas protestas estaban financiadas, organizadas, pensadas... que tenían televisión, que tenían medios... dijimos: ‘Bueno, acá hay algo’. La familia Caputo, socia histórica de la familia Macri y uno de los primeros beneficiarios de las obras de la ciudad de Buenos Aires... [Y hoy me entero lo de Milman]”.

La presunta declaración de Milman

El ministro del Interior aludió así a un artículo de Página 12 que cita a un testigo vinculado al Frente de Todos (FdT) que declaró ante la jueza María Eugenia Capuchetti -a cargo de la causa por el atentado contra la vicepresidenta- que Milman tenía conocimiento sobre el intento de magnicidio cometido el 1° de septiembre antes de que este ocurriera.

El mensaje enviado por el testigo a las 22.36 del 1 de septiembre, minutos después del ataque contra Cristina Kirchner
El mensaje enviado por el testigo a las 22.36 del 1 de septiembre, minutos después del ataque contra Cristina Kirchner - Créditos: @Gentileza: Página 12

“Marcos, ayer cuando salí de tu oficina fui con mi cuñado a comer a Casablanca. Al lado mío estaba Milman con dos pibas y graciosamente decía cuando la maten yo estoy camino a la costa’ y se mataban de risa. Están las cámaras que no me dejan mentir. Hdmp, lo escuché. Creeme, estoy temblando”, dice el mensaje publicado por el citado medio, el cual habría sido enviado por el testigo -empleado de un diputado del FdT, Marcos Cleri- minutos después del ataque contra Cristina Kirchner y luego ratificado bajo juramento ante Capuchetti. De esta forma, sostiene que el legislador de Pro sabía el 30 de agosto que dos días más tarde se iba a cometer el atentado.

Ante dicho escenario, la magistratada ordenó el secuestro de las cámaras de la confitería Casablanca -ubicada frente al Congreso- y alrededores, que probaron que efectivamente en el día y hora señalados Milman estuvo en el lugar con dos empleadas, identificadas como Carolina Gómez Mónaco e Ivana Bohdziewicz. Ambas “dijeron que no habló del atentado, sino de un viaje”, indicó Página 12.

Gerardo Milman desmintió haber tenido conocimiento del atentado a Cristina Kirchner

En un comunicado al que accedió LA NACION, Milman desmintió haber tenido conocimiento del atentado a Cristina Kirchner y denunció una “operación berreta” en su contra.

“Una operación berreta. Esto ocurrió en una confitería donde concurrimos muy seguido. Mostrar imágenes en las que me encuentro allí como parte de un involucramiento personal en lo sucedido a la vicepresidente es una payasada y es totalmente absurdo creer que yo podía tener algún conocimiento sobre el intento de magnicidio a Cristina Fernández de Kirchner”, comienza el texto y aclara: “Sí es cierto que me fui a la costa al día siguiente”.

Tras ello, agrega: “No tiene ningún tipo de sentido, desde la lógica y desde lo legal, que alguien argumente haber escuchado una conversación en un bar en la que yo hacía mención a dicho ataque antes de que sucediera. Su única prueba es que estábamos ambos en el lugar”.

Y concluye: “Queda bastante claro que es una jugada berrera y desesperada del oficialismo para correr el eje de la conversación e intentar distraernos de la angustiante realidad que atraviesa el país. Espero que la Justicia llegue hasta el fondo y esclarezca esta grave situación. Quienes realizan estas falsas afirmaciones solo buscan generar ruido mediático y deberán responder ante la Justicia por sus injurias. Nada de esto nos va a desviar de nuestro objetivo de devolverle a la gente la esperanza de vivir en un país con futuro”.