Eduardo Costantini, el creador de Nordelta, se metió en la polémica por los carpinchos

·5  min de lectura
Eduardo Constantini
Eduardo Constantini

Tras una publicación en LA NACION, sobre la invasión de carpinchos en diferentes barrios de Nordelta, y que un grupo de vecinos emitiera un comunicado en el que aseguran que “aman” a estos roedores y que la responsabilidad del crecimiento exponencial se debe a las autoridades de la provincia de Buenos Aires y los administradores del complejo, el creador del complejo inmobiliario se sumó a la polémica.

A través de su cuenta de Instagram, el empresario Eduardo Costantini sentó su posición respecto a los roedores que en la Argentina viven en la zona mesopotámica.

“¡¡Los Carpinchos son seres indefensos y divinos que necesitan el cuidado y el amor de todos nosotros!!”, escribió el empresario junto a una foto de perfil de un animal.

El ataque a un perro, el origen de la disputa

El carpincho es el roedor de mayor tamaño en el mundo. Puede medir hasta 1,30 metros de largo y los adultos llegan a pesar 60 kilos. Son gregarios y viven en grupos de 10 a 20 animales, en los que siempre hay un macho dominante que controla un territorio, que suele ser de entre cinco y 20 hectáreas. Son anfibios y se alimentan de la vegetación.

En esa zona del municipio de Tigre, la población de carpinchos no para de crecer, lo que trae todo tipo de problemas; por ejemplo, parques destrozados y mascotas heridas.

Ese fue el caso de la perra Oreo, una schnauzer mini que una mañana salió al jardín a hacer sus necesidades y terminó entre los dientes de un carpincho. Así lo relata Myriam Couriel, que es la dueña y vive en el barrio Las Glorietas, en Nordelta: “Escuché gritos desgarradores. Me asomé por la ventana y vi a un carpincho con Oreo en la boca. Había dos; creemos que eran un macho y una hembra y ella estaba embarazada, por lo que el macho la defendió, aunque no sé de qué porque Oreo no hizo nada. Luego yo salí y los carpinchos se escaparon al lago”.

La perra terminó con heridas en el estómago y las patas traseras. Llamaron inmediatamente a una veterinaria que llegó a los pocos minutos y la pudo asistir, pero ahora Oreo está aterrada y no quiere salir al jardín. Aunque el temor más grande de los vecinos es que los carpinchos puedan atacar a algún niño, algo que aún no sucedió.

Oreo fue atacada por dos carpinchos
Gentileza: Gustavo Iglesias


Oreo fue atacada por dos carpinchos (Gentileza: Gustavo Iglesias/)

El reclamo a la Provincia y a la administración

Tras conocerse la noticia, apareció en escena la “comisión pro equilibrio carpinchos Nordelta”, que asegura representar a “centenares de vecinos de Nordelta directamente afectados por los problemas de público conocimiento quiere dejar en claro lo siguiente”. Los vecinos enumeraron ocho puntos en los que hacen una cronología del conflicto:

  1. En Nordelta amamos a los carpinchos. Hemos convivido con ellos en armonía desde hace 10 años como en ninguna otra urbanización del AMBA. Antes del 2010 no se avistaban desde nuestros hogares. En las áreas no desarrolladas recién se avistaron unos pocos ejemplares en 2006. Es de presumir que para el año 1990 el carpincho estaba prácticamente extinto de esta zona por caza furtiva desde hacía décadas. Gracias a nosotros hoy hay carpinchos en esta zona. Invitamos a quien guste a encontrar un carpincho vivo libre en 20 kilómetros a la redonda de Nordelta, siendo el mismo tipo de ecosistema. No lo van a encontrar porque en Nordelta no matamos carpinchos y fuera de Nordelta sí se los caza sin miramientos.

  2. De ninguna manera abogamos por la erradicación total de los carpinchos de nuestro entorno. Nuestro pedido concreto es, retrotraer la cantidad de carpinchos a los que había cuatro o cinco años atrás por traslado a otras reservas naturales de aquellos ejemplares a los que el ecosistema Nordelta ya no puede alimentar y sostener. De ahí en más controlar su reproducción por los métodos que los especialistas indiquen a los fines de mantener una cantidad acorde al ecosistema que los alberga con su bienestar y el de la comunidad que los rodea.

  3. Nótese que en Nordelta este animal no tiene depredador, y por reglamentos propios y por convicciones personales de quienes aquí vivimos no se los caza y están totalmente protegidos por nosotros mismos contra cualquier intento de caza furtiva.

  4. Los problemas comenzaron en 2019, donde ya se notaba un crecimiento explosivo de la cantidad de ejemplares. Algunos vecinos advirtieron esto a la Administración de Nordelta Ciudad (AVN), y esta a Flora y Fauna de la provincia de Buenos Aires. Creemos que ambas entidades no supieron o no quisieron ver el problema al que nos enfrentábamos. Un problema meramente de progresión matemática por el tipo de reproducción de esta especie.

  5. En 2020 empeoró la situación y Flora y Fauna y AVN nos dijeron que estaba todo bien, que ya iba a pasar. Que se iban a autorregular.

  6. Así llegamos a la actualidad, cuando la inexorable reproducción explosiva de esta especie entro en la parte exponencial de la curva, lo que nos puede llevar a duplicaciones y sextuplicaciones de su número en uno, dos, tres o cuatro años respectivamente de no retirar inmediatamente una importante cantidad de animales que están en condiciones de reproducirse.

  7. La situación es insostenible hoy, para los carpinchos porque ya no les alcanza el alimento para tanta cantidad, y se expanden hacia las afueras de Nordelta pudiendo a este paso generar problemas fuera de los límites de Nordelta mismo en muy poco tiempo. Y, como se pudo ver en videos, generando accidentes viales y otros peligros mutuos para ellos y los humanos que convivimos.

  8. Flora y Fauna debe autorizar estos traslados en forma inmediata y sin dilaciones.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.