Edil de Astata acusa que Zimatán rechaza obra y pide 2mdp en efectivo

JUCHITÁN, Oax., noviembre 7 (EL UNIVERSAL).- Por segundo día consecutivo, pobladores de Zimatán, comunidad que pertenece al municipio de Santiago Astata, bloquean la carretera costera 200, entre Salina Cruz y Huatulco e impiden el paso a dicho destino turístico de la Costa de Oaxaca.

La protesta es para exigir que su presidente municipal, Dorian Ricárdez Medina, les libere 2 millones de pesos que entregó el gobierno federal para los damnificados del huracán "Aghata", que devastó la región a finales de mayo pasado.

Como respuesta al bloqueo, el presidente municipal, Ricárdez Medina, aseguró que su administración recibió 30 millones de pesos de parte del gobierno federal para resarcir obras dañadas por el huracán. De ese total, dijo, está invirtiendo 3 millones de pesos en acciones de agua potable en la comunidad de Zimatán.

No obstante, edil de Santiago Astata admitió que a la comunidad de Zimatán aún no se le hace entregan los recursos del ramo 33 fondo 33, equivalente a un millón 400 mil pesos, que se tienen asignados para la pavimentación de 143 metros de largo de calles dañadas por el paso de los arroyos; sin embargo, acusó que las autoridades de Zimatán no quieren la obra y piden el dinero en efectivo.

La protesta sobre la carretera costera en la comunidad de Zimatán impide desde ayer el paso vehicular entre Salina Cruz a Huatulco. Los pobladores de Zimatán han dicho que el cierre carretero es indefinido. Fuentes de la Secretaría General del Gobierno de Oaxaca (Segego), indicaron EL UNIVERSAL que pidieron a las partes involucradas a dialogar.

Cabe destacar que 11.5 millones y medio de pesos, de los 30 asignados para atender afectaciones de "Aghata", dijo el presidente Dorian Ricárdez Medina, se están ejecutando en la construcción de un nuevo palacio municipal, dañado por el terremoto de septiembre de 2017, en la rehabilitación de un parque y en la construcción de un domo en el centro de Astata.