Estos edificios sagrados mantienen la tradición para los fieles de Miami

·11  min de lectura

Fredra Rhodes casi nació en la Saint Agnes Episcopal Church, un pilar de la comunidad de Overtown y un lugar al que su familia ha asistido durante generaciones. Para ella, Saint Agnes ha sido una constante en un mundo de cambios. Dice que se siente conectada con su familia y con su pasado.

Mientras los fieles celebran algunos de los días más sagrados del calendario, como la Pascua de Resurrección y la Pascua Judía y el mes de Ramadán, los devotos se dirigen a las casas de culto del sur de la Florida, muchas de las cuales han soportado un siglo de dinámicas, demografías y alianzas religiosas cambiantes.

El Temple Israel of Greater Miami celebra este año su centenario mirando a su pasado y preparándose para su futuro. Otros centros religiosos emblemáticos, algunos con más de un siglo de antigüedad, también han servido a sus comunidades durante la reconstrucción de Miami, la afluencia de inmigrantes, los conflictos raciales y, más recientemente, la pandemia del COVID-19.

El recién fundado Temple Israel, que celebra su centenario en 2022, fue promocionado en una foto publicada en el Miami Herald el 9 de mayo de 1923 cuando se detallaron los planes de construcción. ¿El costo de la construcción hace casi un siglo? $75,000.
El recién fundado Temple Israel, que celebra su centenario en 2022, fue promocionado en una foto publicada en el Miami Herald el 9 de mayo de 1923 cuando se detallaron los planes de construcción. ¿El costo de la construcción hace casi un siglo? $75,000.

Henry Green, profesor de Estudios Religiosos en la Universidad de Miami, señaló la fundación de Miami en 1896 y la incorporación de Miami Beach en 1915 como fechas clave en el panorama de Miami-Dade y su relación con la fe.

“Lo que hay es una comunidad que ha crecido considerablemente, obviamente desde el punto de vista demográfico, y entonces no había ninguna mezquita, ninguna religión oriental. Básicamente era solo cristiana y ni siquiera había judíos en esa época. Había 10 o 12 judíos en Miami, pero no había una congregación ni nada. Así que lo que ha evolucionado con el tiempo refleja a Estados Unidos”, dijo.

“Ahora hay mezquitas. Hay templos budistas. Hay otros tipos de movimientos religiosos sectarios; la Cienciología, etc. Hay todo tipo de denominaciones protestantes. Bautistas, metodistas. Lo que hay ahora es un paraguas de diferentes grupos religiosos”, dijo Green.

Increíblemente, algunos de los centros religiosos de Miami ya existían durante la última crisis de salud pública, la pandemia de gripe de 1918. Algunos son anteriores al hundimiento del Titanic en 1912. El comienzo de la Primera Guerra Mundial en 1914. Estas iglesias y templos incondicionales sobrevivieron a grandes huracanes del sur de la Florida, como las tormentas de 1926 y 1935, el huracán Betsy de 1965 y el huracán Andrew de 1992.

Y muchas de estas instituciones se juntaron para unir a una comunidad dividida durante las luchas por los derechos civiles de la década de 1960 en Miami.

“Hubo una camaradería y una relación cordial muy inusual entre muchos, si no todos, los rabinos, ministros y líderes religiosos de todas las religiones, incluso en los horribles días de la segregación”, dijo el historiador Seth Bramson. “Era terrible y, sin embargo, encontraron formas de cooperar, de trabajar juntos”.

Algunos pilares

El residente de North Miami, Enos Darling II, a la izquierda, ayuda a Julius Wade, de Margate, a la derecha, a recoger las palmas mientras el pastor Denrick Rolle le ayuda el domingo 28 de marzo de 2021, mientras la histórica St. Agnes Episcopal Church celebraba un evento de Domingo de Ramos al inicio de la Semana Santa en el histórico barrio de Overtown de Miami.
El residente de North Miami, Enos Darling II, a la izquierda, ayuda a Julius Wade, de Margate, a la derecha, a recoger las palmas mientras el pastor Denrick Rolle le ayuda el domingo 28 de marzo de 2021, mientras la histórica St. Agnes Episcopal Church celebraba un evento de Domingo de Ramos al inicio de la Semana Santa en el histórico barrio de Overtown de Miami.

La Saint Agnes Episcopal Church, en NW 3 Avenue, se fundó en 1898, apenas dos años después de la fundación de Miami.

Saint Agnes y el Temple Israel no son los únicos que celebran un centenario o más en una ciudad relativamente joven.

Algunas, como la Macedonia Baptist Church en Coconut Grove, la primera iglesia bautista afroamericana de Miami, y la Greater Bethel A.M.E. Church en Overtown, son más antiguas que la ciudad de Miami a la que sirven, señaló la columnista del Miami Herald Bea Hines.

Construida por los bahameños que se asentaron en la región, Macedonia celebrará su 127 aniversario el otoño de 2022. La Greater Bethel A.M.E. Church de Overtown, fundada en 1895, es un año más joven que Miami.

En la esquina de NE 2 Street y 1 Avenue, en el centro de Miami,está Gesù, la parroquia católica más antigua de Miami-Dade, construida en un terreno donado por Henry Flagler. La iglesia se fundó en 1896.

En Miami, donde hay un vacío de muchas instituciones similarmente antiguas como negocios y escuelas, los centros religiosos han podido sobrevivir debido “al compromiso de la gente con ellos”, dijo Paul George, un historiador de Miami. “La gente siente que forma parte de su ADN”, dijo. “No quieren verlo caer”.

Además, está Beth David, la congregación judía más antigua de Miami, que se estableció en 1912 y ha estado en el 2625 SW Third Ave. desde 1949.

También está la St. John Institutional Missionary Baptist Church, en el 1328 NW Third Ave. St. John abrió sus puertas en Overtown el 17 de junio de 1906.

“En la comunidad afroamericana, hay algunas iglesias que se remontan a mucho tiempo atrás”, dijo Green. “La comunidad bahameña comenzó en realidad en el Grove. Esas iglesias siguen existiendo desde principios del siglo XX. El aburguesamiento y el desarrollo del Grove es algo que ha ocurrido en los últimos 20 o 30 años. Esas comunidades afroamericanas existen desde hace mucho tiempo. Allí es donde viven. Allí es donde vivían sus abuelos. Ahí es donde están en las mismas casas. La iglesia, por tanto, es el pilar para que la gente tenga fe para poder continuar con una vida vigorosa en la que Dios juega un papel muy central en el sentido de lo que hacen”.

Saint Agnes

Un cartel de bienvenida en la histórica Saint Agnes Episcopal Church en Overtown.
Un cartel de bienvenida en la histórica Saint Agnes Episcopal Church en Overtown.

Cuando los miembros de la Saint Agnes Episcopal Church se volcaron a NW 3 Avenue para iniciar la procesión del Domingo de Ramos de la semana pasada, el barrio de Overtown cobró vida.

Los niños se asomaban detrás de las vallas, los adultos se inclinaban sobre los balcones, los transeúntes sacaban sus teléfonos... todos intentaban echar un vistazo a los participantes en la procesión, encabezados por miembros del clero y una banda con trompetas, tambores e incluso una tuba.

A sus 124 años, Saint Agnes está integrada en la comunidad de Overtown. La mayoría de sus feligreses son de origen bahameño. “Para los que crecimos en Miami, ha sido la única cosa constante que ofrece esperanza”, dijo Rhodes, de 53 años, miembro de Saint Agnes. Rhodes ha asistido desde que su bisabuela vino aquí y esa longevidad le permite “seguir teniendo esa conexión con la familia y el hogar”.

A medida que el desfile rodeaba la manzana alrededor del resistente edificio de Saint Agnes, el momento en sí –con los vecinos queriendo ver las festividades y algunos congregantes transmitiendo en vivo por redes sociales– pronto se convirtió en representativo de cómo muchas iglesias de Miami han seguido siendo pilares de la comunidad en medio de los continuos cambios de la ciudad.

“Si haces cualquier tipo de estudio sociológico, lo que verás es que la gente que se asciende más en términos de movilidad tiende a volverse más, en la época moderna, mucho más secularizada. Pero si estás dentro de un barrio en el que están tus abuelos, tus padres, y no eres tan privilegiado económicamente, entonces la religión tiende a jugar un papel mucho más fuerte y eso tiende a ser en todos los ámbitos”, dijo Green.

En algunas de estas iglesias afroamericanas incondicionales, a menudo es un pariente, un hijo, quien luego asume las tareas de los padres. “Y así hay una increíble continuidad”, dijo Green. “Es la misma familia. Están arraigados de tal manera que no es solo un hogar, es un barrio. También es el núcleo en términos de su misión y su fe. Y eso resuena”.

Demografía cambiante

La rabina Amy Morrison se cubre los ojos mientras recita la bendición sobre las velas de Shabat durante el servicio en el Temple Israel of Greater Miami en Miami, Florida, el viernes 11 de marzo de 2022.
La rabina Amy Morrison se cubre los ojos mientras recita la bendición sobre las velas de Shabat durante el servicio en el Temple Israel of Greater Miami en Miami, Florida, el viernes 11 de marzo de 2022.

Pero estas casas de culto enfrentan numerosos desafíos: El secularismo. La demografía. El aburguesamiento. E incluso el cambio climático.

Una encuesta del Pew Research Center publicada en diciembre encontró que tres de cada 10 adultos estadounidenses, o alrededor del 29%, se autoidentifican sin afiliación religiosa, 6 puntos porcentuales más que en 2016. Pew sugiere que la tendencia es impulsada en gran medida por los adultos jóvenes que son menos propensos que las generaciones mayores a “identificarse con un grupo religioso o participar en las prácticas religiosas tradicionales.”

En otra encuesta de Pew, la Florida se situó justo por encima de la mitad entre los estados más religiosos de Estados Unidos. La Florida ocupó el puesto número 22 en la encuesta de 2016. Mississippi y Alabama estaban entre los más religiosos. New Hampshire y Massachusetts estaban entre los menos devotos.

En términos generales, “ha habido un gran movimiento hacia el secularismo y la no participación en instituciones religiosas, excepto en las principales fiestas”, dijo Green, citando la Pascua de Resurrección y la Navidad y las celebraciones judías del Año Nuevo, Rosh Hashanah y Yom Kippur.

“Por otro lado, los católicos tienden a ser más religiosos que los protestantes en cuanto a su asistencia. Y como hay un número importante de personas que vienen de América Latina, que tienden a ser más religiosas, habría más participación de católicos”, dijo Green.

“En términos de crecimiento en la comunidad judía, en términos de judaísmo reformado, que es muy dominante, según el estudio de Pew, recientemente el 70% de los judíos reformados se casan entre sí. Pero lo que sí hay es este increíble crecimiento de Jabad, un movimiento ortodoxo que ha atraído a muchísima gente a sus servicios durante los días de fiesta. Así que no se puede hacer un monolito. No es uniforme”, dijo Green sobre el papel del secularismo en la alteración de la asistencia física a las casas de culto de Miami.

También está la demografía. La gente se muda. El sur de la Florida, en general, tiene “una población mucho más móvil y transitoria”, señala Green.

Por ejemplo, el emblemático Temple Israel.

“La comunidad judía solía vivir en el centro de la ciudad y luego se trasladó a Westchester y a Miami Beach, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial. Y lo que ocurrió es que el Temple Israel ha tenido muchas dificultades en los últimos 30 años para tratar de llegar a la población judía, porque la población judía –especialmente después del huracán Andrew– abandonó en gran medida Miami y se trasladó al norte”, dijo Green.

El profesor de la UM señala que en 1970 la comunidad judía contaba con unos 230,000 habitantes en el Condado Miami-Dade. Ahora esa cifra apenas supera los 100,000, dijo Green.

El Condado Palm Beach, por otro lado, tenía 10,000 judíos en 1970 y hoy tiene más de 300,000, dijo.

La economía de Miami

Henry Green es profesor de estudios religiosos en la Universidad de Miami. También es el director internacional de Sephardi Voices con la misión de registrar, documentar y preservar las memorias de los judíos sefardíes/mizrahi.
Henry Green es profesor de estudios religiosos en la Universidad de Miami. También es el director internacional de Sephardi Voices con la misión de registrar, documentar y preservar las memorias de los judíos sefardíes/mizrahi.

“Miami, básicamente, es una ciudad que tiene dos sectores económicos principales. Uno es la hotelería y el otro la salud. Y ahora estamos empezando a pasar a la alta tecnología”, dijo Green.

En el ámbito de la salud, surgieron hospitales, como el Mount Sinai Medical Center de Miami Beach, que se constituyó en 1946, un año después de terminar la Segunda Guerra Mundial, y abrió sus puertas en 1949. El Baptist Hospital llegó más recientemente, en 1960.

“Eso cambia la naturaleza del terreno que los rodea y entonces da la oportunidad a los urbanizadores de venir”, dijo Green.

Clima e impuestos

Ahora añada las tormentas y el cambio climático. El huracán Andrew de 1992, en particular.

“El huracán Andrew hizo que muchos urbanizadores se entusiasmaran porque podían entrar y comprar cosas a un precio muy barato. ... [Tienen la oportunidad de usar la naturaleza de nuestro clima para aprovechar las tormentas devastadoras”, dijo Green.

“Eche un vistazo a Coconut Grove y Grand Avenue. The Grove, básicamente al oeste de 27 Avenue en la década de 1980, era todavía una comunidad muy afroamericana. Después del 92 y de la recesión, Coconut Grove se ha aburguesado totalmente”, añadió.

“Esto, por supuesto, es impulsado por el gobierno. Estamos en un estado en el que no hay impuestos estatales. Así que el gobierno tiene que buscar cómo obtener ingresos para mantener nuestras carreteras y todo lo demás en movimiento y pagar a la policía y demás. Y una de las formas de hacerlo es básicamente gravando la hostelería. Se va a un hotel, por ejemplo. Así que, de hecho, se anima a los urbanizadores a seguir adelante con su desarrollo porque así se crea una base de ingresos para que la ciudad pueda hacer lo que necesita”, dijo Green.

Históricamente, las iglesias no pagan impuestos.

Encontrar significado en nuevas formas

El reverendo Reginald Jean-Mary celebra la misa en la pequeña capilla de la Notre Dame d'Haiti Church mientras los centros de culto cerraban sus puertas pero transmitían sus servicios del Domingo de Pascua a través de redes sociales, ya que las grandes reuniones sociales y religiosas estaban prohibidas debido a las órdenes de confinamiento por parte de los gobiernos locales y estatales por la pandemia del coronavirus.
El reverendo Reginald Jean-Mary celebra la misa en la pequeña capilla de la Notre Dame d'Haiti Church mientras los centros de culto cerraban sus puertas pero transmitían sus servicios del Domingo de Pascua a través de redes sociales, ya que las grandes reuniones sociales y religiosas estaban prohibidas debido a las órdenes de confinamiento por parte de los gobiernos locales y estatales por la pandemia del coronavirus.

“En otra época, la fe formaba parte del aire que se respiraba y ahora eso ya no es necesariamente así”, dijo el arzobispo Thomas Wenski, que supervisa la arquidiócesis de Miami, en una entrevista con el Miami Herald.

Algunos están recurriendo a la tecnología para llegar a los conectados a través de aplicaciones bíblicas y servicios enviados como transmisiones en vivo. También hay aplicaciones de citas basadas en la afiliación religiosa de cada persona. Chats de grupos de WhatsApp. Redes sociales. Ministerios en línea.

Pero la tecnología también puede obstaculizar el acceso a una casa de culto tradicional, por supuesto. La pandemia no ha ayudado.

Algunos líderes parroquiales también promueven noches de culto, estudios bíblicos y actividades sociales vinculadas a la religión para adultos jóvenes como formas de atraerlos.

“En cuanto a las iglesias y sinagogas establecidas, como el Temple Israel, aunque no tengan los cuerpos en la institución, por otro lado la relación entre la búsqueda de significado de la gente y su conexión con los grupos religiosos –o yo los llamo grupos espirituales– hay todos estos [canales] diferentes”, dice Green.

El yoga, por ejemplo.

“Claro que la gente lo hace para hacer ejercicio físico, como el Pilates. Pero mucha gente hace yoga porque se conecta con esta conexión espiritual”, dice Green. “La gente sigue buscando un significado, pero en el siglo XXI, quizá no sea a través de las infraestructuras establecidas, las iglesias, las sinagogas, lo que sea que hayamos tenido en el pasado, sino de nuevas formas, y de nuevas maneras que, de hecho, llevarán a un nuevo tipo de transformación e, incluso, puedo llamarlo una reforma”.

Servicios de culto en la histórica Saint Agnes Episcopal Church en Overtown.
Servicios de culto en la histórica Saint Agnes Episcopal Church en Overtown.
Vista exterior del Temple Israel of Greater Miami en Miami, Florida, el viernes 11 de marzo de 2022.
Vista exterior del Temple Israel of Greater Miami en Miami, Florida, el viernes 11 de marzo de 2022.

Los redactores del Miami Herald C. Isaiah Smalls II y Michelle Marchante contribuyeron a este artículo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.