Protestas antigobierno en las Islas Salomón alarman a Pekín por sus intereses

·3  min de lectura

Nuevos disturbios sacudieron a las Islas Salomón este jueves, lo que provocó que Australia desplegara una fuerza de paz, con la rivalidad entre China y Taiwán como telón de fondo, en tanto Pekín se alarma por sus intereses en el archipiélago del Pacífico.

Éste mantenía desde 1983 relaciones diplomáticas con Taiwán, pero en 2019 decidió romper con el territorio y reconocer al régimen comunista de Pekín como el representante legítimo de China.

El gigante asiático considera a Taiwán, de 23 millones de habitantes, como una de sus provincias aunque no controla a la isla. Para China, si cualquier país desea establecer relaciones diplomáticas con ella, no reconocer al gobierno de Taipéi es un requisito indispensable.

Entonces, la decisión del gobierno de las Islas Salomón provocó el resentimiento de parte de la población que mantenía vínculos estrechos con Taipéi.

Este jueves, los manifestantes incendiaron varios edificios en la capital Honiara, durante el segundo día de disturbios contra el gobierno y la comunidad china.

Testigos presenciales y medios locales indicaron que una multitud desafió el toque de queda decretado por el gobierno y tomó las calles. Las imágenes en directo mostraban varios edificios en llamas, con columnas de humo elevándose hacia el cielo.

La víspera, cientos de manifestantes ya quemaron edificios, incluida una comisaría, y trataron de asaltar el Parlamento para derrocar al primer ministro, Manasseh Sogavare.

Por su parte, el primer ministro australiano, Scott Morrison, anunció este jueves un nuevo despliegue de fuerzas militares y policiales para mantener la paz en este archipiélago a unos 1.500 km de su costa nororiental.

"Nuestro propósito aquí es aportar estabilidad y seguridad", dijo Morrison, indicando que había recibido una solicitud de asistencia de su homólogo salomonense Sogavare.

Un primer contingente, de un centenar de militares y policías, llegó el jueves por la noche, según los medios locales.

- Pekín "preocupada" -

China expresó inmediatamente "gran preocupación" por sus intereses en las Islas Salomón.

"Instamos al gobierno de las Islas Salomón a que tome todas las medidas necesarias que garanticen la seguridad de los ciudadanos y entidades chinos", indicó a la prensa Zhao Lijian, portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores en Pekín.

El primer ministro del pequeño archipiélago se reivindicó el jueves al frente de la nación y lamentó "un acontecimiento triste y desgraciado que busca tumbar un gobierno democráticamente elegido".

La mayoría de los manifestantes en Honiara proceden de la isla vecina de Malaita, cuyos lugareños se quejan de sentirse ignorados por el gobierno y se oponen a la decisión de 2019 de cambiar el reconocimiento diplomático de Taiwán a China.

Se saquearon y quemaron negocios gestionados por la comunidad china de Honiara, por lo que la embajada china expresó su "grave preocupación" al gobierno de Salomón, y le pidió que "fortale[ciera] la protección" de sus empresas y personal.

El gobierno decretó un toque de queda de 36 horas, pero los manifestantes lo desafiaron este jueves con nuevos disturbios dirigidos contra la policía y negocios en el barrio chino de la capital.

"Hay multitudes moviéndose, es muy tenso", dijo un residente a AFP, mientras medios locales hablaban de saqueos y del uso de gases lacrimógenos por la policía.

Otros testigos publicaron imágenes en redes sociales con humo emanando de la capital y negocios, supuestamente en manos de propietarios chinos, siendo atacados.

Numerosas comunidades en Malaita habían entablado estrechos vínculos con Taipéi y sus autoridades han criticado repetidamente el acercamiento hacia China, rechazando los proyectos de ayuda financiados por Pekín.

Este archipiélago de 700.000 habitantes independizado del Reino Unido en 1978 sufrió violencias interétnicas desde principios de los años 2000.

Estas rivalidades provocaron el despliegue entre 2003 y 2017 de una fuerza de paz liderada por Australia.

La capital, Honiara, registró fuertes disturbios tras las elecciones de 2006 en los que el distrito de Chinatown (barrio chino) fue arrasado entre rumores de que los negocios vinculados a Pekín habían amañado el voto.

ns/djw/jfx/dbh/dga/age/jvb

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.