Edificio del Congreso de Querétaro tiene fallas desde su construcción

·2  min de lectura

QUERÉTARO, Qro., agosto 5 (EL UNIVERSAL).- Antonio Zapata Guerrero, diputado presidente de la Mesa Directiva de la 60 Legislatura local, reveló que el edificio que alberga el Congreso del estado tiene fallas desde su construcción, por lo que se deben destinar recursos para ventilación y paneles solares.

Estimó que tan solo en los paneles se requieran alrededor de cuatro millones de pesos.

El legislador señaló que se realizaron intervenciones menores durante el periodo vacacional, pero éstas también presentaron errores, por lo cual se buscará amonestar a quien las haya supervisado.

El edificio se construyó con baños y un cuarto de limpieza en cada piso, pero el cuarto de limpieza quedó al interior del baño de hombres, de tal forma que era incómodo entrar y salir para mujeres que necesitan entrar por herramientas para realizar el aseo, dijo el legislador.

"Durante las vacaciones se realizó una intervención, que permitió recorrer la puerta del baño de hombres, para que ahora el cuarto de limpieza se encuentre al exterior; ahora, por ejemplo, donde se deben llenar las cubetas de agua, se encuentra a una altura inadecuada", explicó.

La pandemia hizo evidente la falta de ventilación e iluminación natural, por lo que ya se trabaja en la licitación para instalar ventanas, misma que espera se publique antes del cambio en la presidencia de la Mesa Directiva, que ocurrirá en septiembre, apuntó Zapata Guerrero.

La construcción del edificio inició en 2014 y fue encargada a la empresa Bajío Post y SAYCO. Posteriormente se inauguró en 2015 por la 58 Legislatura local. En ese entonces se informó que para el nuevo edificio se debería cumplir con el pago de más de 219 millones 911 mil 493 pesos; debido a la imposibilidad de entregar ese recurso a un mismo tiempo, se firmó un contrato por 20 años, con pagos anuales establecidos en 27 millones 569 mil 360 pesos.

Poco después de la inauguración, se presentaron las primeras fallas estructurales, entre ellas inclinación, humedad y acumulaciones de agua en la temporada de lluvias.

Para 2016, el entonces gobernador Francisco Domínguez Servién, indicó que eran más de 523 millones de pesos los que debería pagar la Legislatura, al tomar en cuenta los intereses, lo cual representó un aumento de 138%, y que ya se había realizado un primer pago de 24 millones 145 mil 729 pesos, otro por 50 millones 769 mil 360, y el abono correspondiente a 2016.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.