Edgar llegó desde Colombia a México para visitar a su familia pero fue incomunicado y el INM lo quiere deportar

·4  min de lectura

Edgar Patiño Hormaza, de 67 años, aterrizó el lunes a mediodía en la Ciudad de México procedente de Bogotá. Profesor en la Unidad Central del Valle del Cauca, una universidad ubicada en Tulúa, 90 kilómetros al norte de Cali, llegó a México para encontrarse con su esposa, Aida Araña. Nada más llegar le dejó un mensaje diciéndole que todo iba bien y que pronto embarcaría hacia La Paz, Baja California Sur, donde uno de los hijos de ella realiza su doctorado. Nunca volvió a comunicarse.

Durante horas, la familia quedó sin saber nada de Patiño, que había llegado a México y parecía haberse desvanecido. Con el tiempo, gracias a los trabajos consulares, supieron que había sido rechazado por el Instituto Nacional de Migración (INM) y que estaban buscando con Volaris, la aerolínea que le trajo a México, un vuelo de regreso. Mientras tanto permanece encerrado en unas instalaciones conocidas como “La Burbuja”, que son gestionadas por Migración y donde aguardan las personas a las que no se les permite entrar al país. Diversas ONG han denunciado las malas condiciones en las que las personas son obligadas a esperar.

Lee: Guardia Nacional reserva información sobre muerte de migrante cubano por disparos de agentes

“A mí no me pusieron ningún problema cuando pasé por migración. Me preguntaron a donde venía, le dije que venía de vacaciones, con mi hijo, y me dijeron que adelante”, explica Aída Araña, la esposa. Ella llegó en el mes de octubre para pasar más tiempo con su hijo. Mientras, su esposo terminaba los trabajos en la universidad. El día que debía ser de reencuentro se convirtió en una jornada angustiosa, sin saber dónde se encontraba.

“Llamamos a la aerolínea, que nos dijo que no tomó el vuelo a La Paz”, explica. Ella misma recibió una llamada desde el número de su esposo pero, al contestar, solo escuchaba ruidos. La incomunicación es una de las prácticas habituales del INM con las personas extranjeras a las que encierra en este espacio: muchos han relatado que lo primero que les quitan es el celular para que no puedan dar cuenta al exterior de cuál es su situación.

El caso de Patiño Hormaza no es una excepción. Son muchos los extranjeros que llegan a México y se encuentran con que las autoridades no les permiten el paso a pesar de que la visa no es requerida para las personas de origen colombiano. Ocurre con personas que llegan para pedir asilo, como la pareja de afganos a la que posteriormente la Secretaría de Relaciones Exteriores permitió reingresar con solicitud de asilo y con turistas como Patiño Hormaza, un profesor universitario que venía para disfrutar de la navidad en familia. Animal Político consultó al INM sobre el protocolo aplicado en los aeropuertos y acerca de cuántas personas habían sido rechazadas en el último año, pero no recibió respuesta. La única contestación fue que estas acciones eran ajustadas a la ley.

Entérate: Gobierno de AMLO también militariza la detención de migrantes: en 82% participaron soldados y policías

Tras casi un día de incertidumbre, la familia de Patiño Hormaza supo que el hombre había sido rechazado y que estaban buscando un vuelo para devolverlo a Colombia. Aseguran que él cumplía todos los requisitos: tiene un trabajo estable, un lugar en el que hospedarse en México y hasta había reservado varios tours para realizar en la Ciudad de México a principios de año. “Esta es una decisión arbitraria, es inaudito”, se quejaba su esposa. Nadie del INM se puso en contacto con ellos para decir el estado del hombre ni qué iban a hacer con él. Ni siquiera para informarle si le habían proporcionado alimentos.

“La ley no aplica. Durante los últimos tiempos hemos visto más casos, gente incluso que llega a permanecer 15 días encerrada”, explica Ana Saiz, de la ONG Sin Fronteras, que sigue este tipo de casos. “Hemos notado más arbitrariedad en el aeropuerto, donde no permiten casi acceder a las ONG ni a la CNDH”, dijo. Animal Político llegó a documentar casos como el de Faarooq Muhammad, pakistaní de 34 años que llegó a permanecer encerrado más de un mes en la Ter

En el último año, México reimplantó la visa para ciudadanos procedentes de Ecuador, Brasil y Venezuela con el objetivo de frenar la migración procedente de estos países. Esto ha supuesto también cerrar las puertas de la solicitud de asilo para personas que llegaban en avión y obligar a realizar rutas más peligrosas, como la que atraviesa todo América del Sur para llegar a México. No era el caso de Edgar Patiño Hormaza. Él llegó para pasar la navidad con su familia y, por el momento, está incomunicado en las dependencias del INM en el aeropuerto de la Ciudad de México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El cargo Edgar llegó desde Colombia a México para visitar a su familia pero fue incomunicado y el INM lo quiere deportar apareció primero en Animal Político.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.