Ecuatorianos marchan a favor y contra el gobierno por el 1 de Mayo

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, hablando con la prensa en el aeropuerto de Punta Cana, en República Dominicana, el 24 de enero de 2017 (AFP/Archivos | Erika Santelices)

Trabajadores ecuatorianos, divididos a favor y en contra del gobierno, celebraron este lunes el Día del Trabajo con nutridas marchas, una de ellas encabezada por el presidente Rafael Correa, quien dejará el poder el 24 de mayo.

Los sindicatos considerados de oposición marcharon por calles del centro histórico de Quito, mientras que las organizaciones afines al gobierno se concentraron en la ciudad de Portoviejo, en la provincia de Manabí (oeste).

"Aquí estamos los trabajadores y los pueblos que luchamos por mejores condiciones de vida. Allá están los asalariados del gobierno", dijo a la AFP Nelson Erazo, presidente del Frente Popular.

Los dirigentes sindicales dejaron abierta la puerta al diálogo con el presidente electo, Lenín Moreno, pero advirtieron que vigilarán el cumplimiento de las promesas de campaña.

"Al diálogo no hemos sido cerrados nunca, pero no queremos un diálogo de sordos (...) sino un diálogo público, un diálogo franco", expresó el dirigente sindical Mesías Tatamuez, agregando que exigirán además el combate a la corrupción.

En Portoviejo, Correa resumió las reformas laborales hechas durante su gestión y arremetió contra el neoliberalismo y la derecha ecuatoriana.

"Los trabajadores más que duplicaron sus salarios. Los empresarios, pese a todos los llantos y quejas que escuchan todos los días, triplicaron sus ganancias en estos 10 años" de gobierno, señaló Correa, quien en su primer año de mandato desfiló junto a los sindicatos que hoy lo critican.

El Ministerio del Interior lamentó que en Quito se hayan producido "manifestaciones de violencia aisladas" al final de la marcha, e informó que fueron detenidas nueve personas por intentar romper cercos de seguridad y portar bombas de elaboración casera.