Ecuador: varios países apoyaron al presidente y culparon a Maduro

LA NACION

BOGOTÁ (AFP).- Siete países latinoamericanos anunciaron ayer su "firme respaldo" al presidente ecuatoriano Lenín Moreno y rechazaron "toda acción" del mandatario venezolano,Nicolás Maduro, y sus aliados para "desestabilizar" a Ecuador, que vive fuertes protestas por alzas del precio al combustible.

En la misma línea el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dio ayer su apoyo a Moreno y rechazó un eventual adelantamiento de elecciones o "cualquier forma de interrupción de su gobierno".

En un comunicado difundido en Bogotá por la cancillería colombiana los gobiernos de la Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, Guatemala, Perú y Paraguay manifestaron su "rotundo rechazo a todo intento desestabilizador".

Las siete naciones además condenaron cualquier influencia de Maduro, al que se oponen, y sus aliados para "desestabilizar" al mandatario ecuatoriano.

"Asimismo, rechazan toda acción encaminada a desestabilizar nuestras democracias por parte del régimen de Nicolás Maduro y de los que buscan extender los lineamientos de su nefasta obra de gobierno a los países democráticos de la región", indicaron.

Moreno señaló anteayer a Maduro y al expresidente ecuatoriano Rafael Correa, otrora aliado suyo y cercano al gobernante venezolano, de activar un "plan de desestabilización" para sacarlo del poder.

El presidente ecuatoriano se vio obligado ese día a trasladar su sede de gobierno de Quito a Guayaquil ante el acecho de los manifestantes al hoy desocupado palacio presidencial.

Moreno anunció el 1º de octubre el fin de los subsidios al combustible y su consecuente aumento de precios como cumplimiento de una exigencia del FMI para prestarle más de 4000 millones de dólares.

La decisión provocó desde entonces multitudinarias protestas, que tocaron la fibra económica del país.

El respaldo del grupo de países latinoamericanos se une al brindado anteayer por Estados Unidos, aliado de Moreno, a Ecuador, donde manifestaciones provocaron el derrocamiento de tres gobernantes entre 1997 y 2005.