Ecuador: las internas en la autoridad electoral estiran el suspenso y el ballottage sigue sin definición

Daniel Lozano
·4  min de lectura
Trabajadores del Consejo Nacional realizan la digitalización de datos electorales en Quito
Rodrigo Buendia

CARACAS.- Se mantiene el suspense político en Ecuador. El Consejo Nacional Electoral (CNE) suspendió este sábado la sesión en la que se iban a ofrecer los resultados finales de la primera vuelta al confirmar que existen 18 actas electorales que presentan inconsistencias, que deberán ser verificadas y subsanadas de inmediato. Entre ellas están las que el candidato indígena Yaku Pérez incluyó en su escrito al CNE en medio de sus denuncias de fraude electoral.

Doce de las 18 actas que ya están en investigación pertenecen a la provincia de Imbabura, en la sierra, donde Pérez cayó ante el candidato correísta, Andrés Arauz, por 18.000 votos. El resto de actas se reparten entre la costa, sierra y el Amazonas.

Diana Atamaint, presidenta del ente electoral, aumentó la incertidumbre al posponer la audiencia de este sábado para que los consejeros también estudien la reclamación interpuesta a última hora por Pachakutik, el brazo político de varias entidades indígenas que apoya a Yaku Pérez. Su coordinador nacional, Marlon Santi, presentó en la mañana otras 2500 actas con la intención de que sean revisadas.

Fernando Haddad: “Si Bolsonaro es reelecto, romperá con el Mercosur”

“Creemos en un Ecuador de justicia, por lo que hemos acudido al CNE para presentar las actas que no cumplen con las reglas de la democracia”, arengó Santi a través de sus redes sociales.

Todo estaba dispuesto para que este sábado se conocieran los resultados finales de la primera vuelta del 7 de febrero, tras computar unas pocas actas que faltaban de residentes en el extranjero. El ganador parcial es Arauz, quien acaparó el 32,72% de los apoyos electorales.

Su rival para el ballottage, al menos de momento, es Guillermo Lasso, candidato conservador del Movimiento CREO y del Partido Social Cristiano (PSC), quien se mantiene en segundo lugar tras una disputa cerrada con el dirigente indígena Yaku Pérez, abanderado de Pachakutik. Lasso se quedó con 19,74% de los votos frente al 19,38% de Pérez.

El desacuerdo reinante en el seno del CNE impidió poner en marcha el recuento del 100% de las actas electorales en Guayas, cuya capital es Guayaquil, y del 50% en 16 de las 24 provincias del país, según el pacto alcanzado entre los dos candidatos en disputa en la propia sede del ente electoral, en presencia de la Misión Electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA). La fractura en el CNE (aquella votación arrojó dos votos a favor, uno en contra, una abstención y una ausencia) se ha repetido en los últimos días, incluso ayer mismo se consiguieron a duras penas tres apoyos para paralizar una sesión que ya había empezado.

Gran Bretaña: el príncipe Carlos visitó a su padre en el hospital

Las idas y venidas en el CNE y la presión que ya se siente en la calle acompañan la incertidumbre en la contienda electoral ecuatoriana. Una de las exigencias de la candidatura de Yaku Pérez era precisamente que no se procediera a dictaminar los resultados definitivos hasta que no se realizara el recuento que exigen desde sus filas.

En paralelo, en Quito se discute sobre la conveniencia de recibir una nueva marcha indígena en medio de la pandemia. Los manifestantes apoyan las exigencias de Yaku, quien el viernes decidió bajar los decibeles de su protesta y ofreció disculpas tras atacar con fiereza a su rival. “Me salió la indignación, humano soy, la forma no fue apropiada. Aún no está claro lo sucedido, estoy seguro de que con transparencia muchos se sumarán a la indignación que sentimos”, matizó la gran sorpresa de la primera vuelta electoral.

Los indígenas calculan que harán su llegada a Quito el próximo martes, tras avanzar desde Loja a Cuenca y Cañar. El Frente Unitario de Trabajadores (FUT), tras responsabilizar al CNE del impasse que sufre el país, anunció que se unirá a la protesta indígena cuando esta ya haya llegado a la capital.

Para enredar aún más el asunto, el contralor general del Estado, Pablo Celi, también solicitó ayer al CNE “que adopte una resolución que posibilite el inicio de una auditoría informática, por parte de la Contraloría General del Estado, antes de que se lleve a cabo la segunda vuelta”. El resultado no se puede demorar más de tres semanas para que no interfiera en el ballottage del 11 de abril.

En un informe interno fechado en agosto del año pasado se aludían a inconsistencias tecnológicas y en el protocolo del sellado de la base de datos.

Ajeno a lo que sucedía en el seno del CNE, el ganador Arauz celebró con seguidores en Guayaquil, acompañado por Pierina Correa, hermana de su jefe político y nueva asambleísta de la revolución ciudadana. El delfín del expresidente, prófugo de la justicia ecuatoriana y condenado a ocho años de cárcel por corrupción, adelantó lo que será parte de su campaña para la segunda vuelta: “Ya no podemos aguantar más esta negligencia del gobierno de Lenín Moreno. No puede atender la pandemia, no puede atender la crisis económica, no quieren hacer nada. ¡Nosotros tenemos que ser contundentes!”.

Arauz, el gran beneficiado político del enredo político actual, aseguró en una televisión nacional que ya negocia con Pachakutik y con Izquierda Democrática su apoyo para el ballotyage de abril.