Ecuador: la inseguridad lesiona la credibilidad del gobierno

QUITO (AP) — La inseguridad empuja a la baja los índices de aprobación y credibilidad del gobierno del presidente ecuatoriano Guillermo Lasso, quien concluye el año con 13% y 12%, respectivamente, y quien al inicio de su administración en 2021 gozaba de una popularidad superior al 70%.

Así lo reveló un estudio de Perfiles de Opinión realizado en noviembre a 613 mayores de edad de Quito y Guayaquil y que tiene un margen de error de cuatro puntos porcentuales.

Al cierre de 2022 el capital político del jefe de Estado evidencia un “desgaste y déficit” en términos de representación, analizó la directora de la encuestadora, Paulina Recalde, en diálogo con The Associated Press.

Recalde adjudicó la baja aprobación a la inseguridad, que ocupa el primer lugar entre las preocupaciones de los ecuatorianos con un 60%, cifra “que nunca antes había alcanzado un porcentaje tan alto”. El desempleo se ubicó segundo con 12% y la corrupción tercera con 11%.

Un 91% de los encuestados dijo que el país va "por el camino equivocado” mientras que un 38% reveló que ha pensado en emigrar, indicó la directiva de Perfiles de Opinión.

Los hechos que marcaron 2022 fueron la movilización indígena de 18 días a mediados de año, las masacres carcelarias y el asesinato de una abogada en una escuela de formación policial, consideró la experta.

Por su parte, la encuestadora CEDATOS señaló que la aprobación se recuperó del 27,1% en agosto al 29,2% en diciembre y que la credibilidad del mandatario subió del 22,8% al 24,6% en el mismo periodo.

La firma también ubicó a la inseguridad como la principal preocupación de la sociedad ecuatoriana con una cifra “inédita” del 55%, comentó a AP su presidente ejecutivo Ángel Polibio Córdova. Antes de 2021 ese índice alcanzaba entre 6% y 15%, superado siempre por la situación económica, agregó.

Consultado sobre la expectativa de los ecuatorianos para el próximo año, el directivo afirmó que en una medición de CEDATOS GALLUP a nivel internacional “el 48% del mundo dice que 2023 será difícil” frente a un 34% de los ecuatorianos que creen lo mismo.

La apertura para la asociación a otras economías, la reciente visita a Estados Unidos para la obtención de apoyo a la lucha contra el narcotráfico, el manejo de la deuda externa y la relación con organismos internacionales, entre otros, contribuyeron en la recuperación de los índices de calificación del gobierno, afirmó el experto.

La encuesta de CEDATOS se realizó entre noviembre y diciembre a 2.000 personas en 25 ciudades y posee un margen de error de dos puntos porcentuales.

El analista político y consultor Pedro Donoso consideró que el año termina “con una sociedad que cree muy poco en el Estado” y en su capacidad de administrar la problemática social y que es “altamente pesimista” sobre el presente y futuro del país. Estas premisas hacen que 2023 se avizore “complejo” en términos de gobernabilidad, dijo a AP.

“El problema de la inseguridad tiene que ser resuelto desde la integralidad, pero no vemos políticas públicas en ese sentido”, indicó. Un escenario probable para 2023 podría ser que “la tensión social encuentre en el proceso electoral su válvula de escape”, caso contrario “las calles se calientan y la violencia se retoma”, advirtió.