Ecuador define entre el regreso al correísmo y una alternativa conservadora

Daniel Lozano
·4  min de lectura
Los candidatos presidenciales de Ecuador Andrés Arauz y Guillermo Lasso
Los candidatos presidenciales de Ecuador Andrés Arauz y Guillermo Lasso

BOGOTÁ.– Ecuador vuelve este domingo a las urnas para decidir si quiere que el correísmo regrese al Palacio de Carondelet o si apuesta por el cambio político y económico tras 18 años de gobiernos de izquierda. Las últimas encuestas y los estudios de opinión que manejan las candidaturas confirman que las diferencias entre Andrés Arauz, abanderado de la Unión por la Esperanza (UNES), y Guillermo Lasso, candidato del Movimiento CREO y del Partido Social Cristiano (PSC), se han reducido tanto que se habla de empate técnico.

“Esta elección es histórica. Un pueblo que decidirá por el Ecuador sobre la banca. Es el momento de renovación generacional, con innovación, fuerza y ganas de cambio. Me he preparado para esta responsabilidad histórica”, destacó Arauz, que aprovechó las jornadas de silencio para sumar nuevos aliados a su candidatura y culminar con un gesto simbólico: acompañar a la madre de una de las víctimas de las protestas antigubernamentales de 2019.

Brasil tendrá un nuevo Cristo gigante y será más alto que el de Río de Janeiro

El elegido por el expresidente Rafael Correa también hizo varios guiños a la comunidad indígena, cuyo apoyo se disputan ambas candidaturas tras el llamado al voto nulo realizado por el excandidato Yaku Pérez. Territorios donde pretende sumar apoyos, incluido el del Amazonas, que da por ganado tras la declaración a su favor del dirigente amazónico Jaime Vargas, expulsado de inmediato de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

Más complicado tiene Arauz convencer al país de que se trata de la lucha de un joven contra la banca, tras el escándalo que se desató por haber mantenido su puesto en el Banco Central durante el gobierno de Lenín Moreno, al que critica, y cobrar 26.000 dólares por su salida. El incidente sirvió para que la campaña de Lasso popularizara en las redes el meme #AndrésNoMientasOtraVez.

Quejas contra la BBC por su extensa cobertura de la muerte de Felipe

La sombra de Correa, pese al intento de cierto alejamiento, sobrevoló hasta el último día de campaña, como si quisiera dejar muy claro qué se juega realmente su país. El expresidente y gran líder de la revolución ciudadana encabeza, como ya hiciera en primera vuelta, un intento de sembrar dudas ante el escrutinio, que en su momento apoyaron sus aliados continentales.

En las últimas horas, Correa advirtió que “están desesperados. De fuente fidedigna sabemos que tratarán de hacer fraude, especialmente en Guayas, Pichincha y Manabí. ¡A estar muy atentos!”. Una embestida a última hora que sorprende cuando en primera vuelta la denuncia de fraude procedió de la candidatura indígena, que además incluyó a Correa en la supuesta conspiración. Concluido el recuento, tanto Lasso como Arauz calificaron el proceso –el mismo que regirá para hoy– como transparente.

La coalición UNES también demostró su malestar por la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE) de no repetir el conteo rápido, al contrario que en febrero. El ente electoral asegura que en esta ocasión no es necesario, pero este mecanismo para adelantar el nombre del ganador arroja muchas dudas tras la pifia de la primera vuelta, cuando el CNE aseguró que Yaku Pérez pasaría al ballottage pese a que las diferencias eran mínimas con Lasso.

“Estamos a 24 horas de lograr un verdadero cambio. Unidos vamos a construir un mejor país para todos”, insistió por su parte el candidato conservador. Lasso sueña con una remontada en su tercer comicio presidencial. En 2017 estuvo cerca, al caer derrotado en segunda vuelta por Moreno, vicepresidente de Correa, que no tardó mucho en romper con él. El político guayaquileño perdió por escasos 200.000 votos, el 2,32%, tras caer previamente en primera vuelta por más de 10 puntos.

Asamblea

Cualquiera sea el ganador deberá pactar con una Asamblea Nacional sin mayoría absoluta, en la que UNES es el principal partido, con 49 de los 137 escaños. Frente a los correístas se sitúan el PSC, con 18 diputados, y CREO, con 12.

Entre unos y otros está Izquierda Democrática (18), cuyo abanderado, Xavier Hervás, se ha decantado por apoyar a Lasso en el ballottage. Los principales interrogantes se ciernen sobre Pachakutik (27), que obtuvo un apoyo histórico pero que vive una guerra interna entre quienes se decantan por el voto nulo o por el respaldo a los dos presidenciables.

Los intentos de ambos candidatos de separarse lo máximo posible de la actual administración de Moreno reflejan no solo las críticas generales contra el gobierno; también cómo la pandemia golpea duramente el devenir diario de los ecuatorianos.

En Guayaquil, que el año pasado asustase al mundo con las imágenes de cadáveres abandonados en las calles, volvió a vivir esta semana un viernes negro, con 83 inhumaciones, de ellas 39 confirmadas de muertos por Covid-19.

En Quito, su alcalde pidió 15 días más de estado de excepción y toque de queda para evitar la propagación de la nueva oleada del virus.

Por lo menos ayer se produjo una noticia esperanzadora: 700.000 dosis de la china Sinovac llegaron a Quito para sumarse al plan de vacunación. Una tercera parte tienen como destino a los maestros. Hasta ahora solo se completaron 113.000 vacunas, para un total de 357.000 dosis. Hasta ahora murieron 12.356 personas por el virus, más 4919 por enfermedad respiratoria en el contexto de la pandemia.