Economistas temen por cifra de puestos de trabajo en septiembre: ‘Podríamos tener varios meses así’

·4  min de lectura

En septiembre sólo se crearon 194 mil puestos de trabajo en la economía estadounidense, incumpliendo las expectativas y añadiendo más pesimismo e incertidumbre a las perspectivas económicas.

Una estimación de Dow Jones había previsto un aumento de 500 mil nóminas no agrícolas en el mes, pero las cifras del Departamento de Trabajo publicadas el viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales decepcionaron.

La deslucida cifra se atribuye a la persistente preocupación por la variante Delta de covid, los cuellos de botella en la logística y la cadena de suministro, la disfunción en Washington y la elevada inflación, que empañan lo que muchos pensaban que sería un momento boyante para la economía a medida que la pandemia se aleja.

En la CNBC, el economista Austan Goolsbee, expresidente del Consejo de Asesores Económicos del presidente Barack Obama, comentó: “hasta que no consigamos controlar la propagación del virus, podríamos tener varios meses así, porque no sólo la logística, que es problemática sector por sector, sino la demanda general si la gente no puede salir a gastar”

Y añade: “esperemos que este descenso de casos persista y podamos volver a controlarlo”.

La semana de la encuesta del Departamento de Trabajo fue el 12 de septiembre, y se produjo justo cuando los casos de covid llegaron a su punto máximo en EE.UU.. Desde entonces, el número de casos ha descendido significativamente hasta situarse por debajo de una media de 100 mil al día, por lo que los economistas esperarán con impaciencia las cifras de octubre para ver si esto cambia el sentimiento y la gente puede volver a trabajar.

Además, los datos se recogieron menos de una semana después de la finalización de las prestaciones por desempleo mejoradas y no mucho después del inicio del curso escolar. Ambos factores pueden influir en la capacidad o la necesidad de volver a trabajar.

Una mella significativa en la cifra global comunicada fue que, mientras la nómina del sector privado aumentó en 317 mil (todavía menos de lo esperado), el empleo público cayó en 123 mil. Se trata, respectivamente, del menor aumento desde abril y de la mayor caída en 11 meses.

Leer más: Día de la Raza: ¿Tienen los estadounidenses el día libre?

Para situar las cifras de septiembre en su contexto, en lo que va del año el crecimiento mensual del empleo ha sido de 561 mil puestos de trabajo de media. El empleo no agrícola ha aumentado en 17.4 millones desde el colapso de abril de 2020, pero ha descendido en 5 millones, o un 3.3%, desde su nivel anterior a la pandemia de febrero de 2020.

Los datos de septiembre siguen siendo alentadores: la tasa de desempleo descendió al 4.8%, frente a una expectativa del 5.1%. El número de desempleados descendió en 710 mil personas, hasta los 7.7 millones. Se cree que la disminución de la población activa puede ser parcialmente responsable.

Ambas medidas de desempleo han bajado considerablemente desde sus máximos al final de la recesión de febrero a abril de 2020. Sin embargo, siguen estando por encima de sus niveles anteriores a la pandemia de coronavirus (3.5% y 5.7 millones, respectivamente, en febrero de 2020).

Además, los datos de los meses anteriores también se revisaron al alza. El aumento de julio, que ya era muy fuerte, se incrementó en 38 mil, hasta los mil 53 millones, mientras que la decepción de agosto se elevó a 366 mil, frente a los 235 mil comunicados inicialmente.

No obstante, la cifra de agosto sigue siendo una sorpresa e indicativa de la abrupta desaceleración de la contratación que mostró por primera vez que la variante del Delta estaba teniendo un impacto significativo tanto en la economía estadounidense como en la salud de la nación.

El informe inicial de sólo 235 mil puestos de trabajo añadidos ese mes coincidió con el sorprendente aumento de los casos de coronavirus y las muertes en gran parte del sur y el medio oeste.

Los economistas esperaban un aumento tres veces superior, con 725 mil nuevas contrataciones previstas para agosto.

Los malos datos de septiembre complican una posible decisión de la Reserva Federal de comenzar a reducir o disminuir el apoyo monetario antes de fin de año.

“Un progreso adicional sustancial y un informe de empleo razonablemente bueno” fueron los criterios de mejora del mercado laboral que la Fed señaló que necesitaba para empezar a retirar los mecanismos de apoyo.

El presidente Joe Biden hablará sobre los últimos datos de empleo desde la Casa Blanca más tarde el viernes.

Relacionados

España regalará 400 euros a jóvenes de 18 años para reactivar la economía cultural a partir de 2022

Usuarios de bancos de alimentos ven pocas posibilidades de una economía con “altos salarios”

EEUU: Economía creció a tasa anua de 6,7% en abril-junio

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.