Economía de EEUU creció a mejor ritmo que lo estimado

Por MARTIN CRUTSINGER
Foto de una fábrica de ropa en Lawrence, Massachusetts el 3 de marzo del 2017. El 30 de marzo del 2017 se informó que la economía estadounidense creció a un paso levemente mejor al anticipado en el último trimestre del año pasado ante el aumento del consumo, un factor que probablemente estimulará el crecimiento en el 2017.. (AP Photo/Elise Amendola)

WASHINGTON (AP) — La economía estadounidense creció a un paso levemente mejor al anticipado en el último trimestre del año pasado ante el aumento del consumo, un factor que probablemente estimulará el crecimiento en 2017.

El producto interno bruto, el total de bienes y servicios producidos por una economía nacional, aumentó a una tasa anual de 2,1% entre octubre y diciembre. Esa es una mejora con respecto al estimado de 1,9%. El valor adicional vino de un fuerte consumo, que compensó por una disminución en el comercio.

Muchos economistas anticipan que la economía crecerá a 2% en el período enero-marzo, pero esperan que el crecimiento será aun más robusto el resto del año debido al fuerte consumo.

"El gasto de los consumidores impulsará el crecimiento gracias a ingresos más altos debido al crecimiento de los empleos y de los salarios, y también por recortes de impuestos", vaticinó Gus Faucher, economista de PNC Economist. Calculó que para todo el 2017 el crecimiento será de un 2,3%.

Semejante cifra sería una mejora considerable comparada con el 1,6% de 2016, la más baja en cinco años. Desde que terminó la recesión en junio del 2009, la economía ha tenido un crecimiento anual promedio de apenas 2,1%, la recuperación económica más lenta desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

El presidente Donald Trump ha prometido hacer que la economía crezca a 4% anual o más, algo que los economistas dudan que sea posible ante los obstáculos como el envejecimiento de la fuerza laboral y el escaso aumento de la productividad.

Trump sostiene que su plan económico a base de recortes impositivos, desregulación y aumento de gasto público en áreas como equipos militares e infraestructura, impulsarán a la economía a niveles que no se han visto de manera sostenida en décadas.

La agenda legislativa del presidente sufrió un fuerte revés la semana pasada cuando los republicanos en la Cámara de Representantes, debido al disenso en sus propias filas, no pudieron derogar la reforma del sistema médico aprobada por el ex presidente Barack Obama. A pesar de esa derrota, Trump ha dicho que pronto develará un plan para reducir los impuestos particulares y empresarios, una pieza integral de su plan económico.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo la semana pasada que aun si el plan de reforma fiscal no es aprobado para agosto, cree que será posible aprobarlo hacia fines de año.