Economía mexicana crecerá más de 3%; consumo, el motor encendido: BBVA

La actividad económica mexicana alcanzará un crecimiento un poco mayor al 3%, apuntalada por el consumo interno y considerando la posibilidad de que Estados Unidos consiga un aterrizaje suave con su política restrictiva. Este es el panorama que tiene el economista jefe de BBVA México, Carlos Serrano.

El pronóstico actual del PIB para México que tiene BBVA es de 2.4%, pero se corregirá al alza asumiendo los últimos datos de la actividad económica al segundo trimestre y al retirar la expectativa de recesión que tenían para Estadoso Unidos, advirtió.

Entrevistado por El Economista, refirió que en BBVA realizan revisiones trimestrales sobre sus pronósticos, y la del PIB está programada para septiembre. “Todo apunta a que la economía conseguirá un crecimiento superior a 3%”, subrayó.

Con esta corrección al alza, BBVA se convierte en el cuarto banco de operación mundial que espera un crecimiento económico superior a 3% para México, junto con Barclays (3.2%), BNP Paribas (3.5%) y Bank of America Securities (3.2 por ciento).

Serrano destacó que el motor interno de crecimiento sigue encendido en el consumo, impulsado por la fortaleza de los salarios reales que han crecido por encima de la inflación así como por la creación de empleos.

De hecho matizó que el crecimiento económico sería mucho mayor con una política monetaria menos restrictiva.

Inflación y tasas

Acerca de la inflación, estima que terminará este año con una variación de 4.5 a 4.6% anual, con una clara trayectoria descendente que refleja el efecto de la política restrictiva.

Anticipa que Banco de México asumirá esta tendencia a la baja que está presentando la inflación para ajustar la restricción monetaria y dejar la tasa en 11% al cierre del año o principios del próximo. Ello implica la previsión de un recorte de un cuarto de punto que puede completarse en noviembre o diciembre.

Las tasas reales están muy elevadas, en torno a 7%, estimó; es de las más altas entre los pares que tienen el mismo grado de inversión y comenzará a afectar la demanda del crédito empresarial.

Nearshoring, incipiente

Desde su perspectiva, la relocalización de empresas que buscan acortar la distancia entre los proveedores y los productores, el llamado nearshoring, crece de manera incipiente y no es aún transformacional.

Lo que tenemos por ahora son muchos anuncios de inversiones como la de Tesla, que se concretará probablemente a partir del año próximo. Se ve algún efecto en la Inversión Extranjera Directa, pero es incipiente.

ymorales@eleconomista.com.mx