La economía de la eurozona crece un histórico 12,7%

DAVID McHUGH
·2  min de lectura

FRÁNCFORT (AP) — La economía europea creció un inesperado 12,7% en el tercer trimestre del año coincidiendo con la vuelta a la actividad de las empresas tras las duras cuarentenas para frenar el coronavirus. Pero el repunte se está viendo eclipsado por la preocupación de que el aumento de los contagios en la segunda ola de la pandemia pueda provocar una nueva recesión en los últimos meses del año.

El repunte del trimestre entre julio y septiembre y la preocupación por el futuro son un calco de la situación en Estados Unidos, donde las reaperturas provocaron una fuerte recuperación en el tercer trimestre, que no disipó los temores por los meses de invierno.

La recuperación europea, reflejada en los datos publicados el viernes, fue la mayor desde que comenzaron las estadísticas en 1995. Siguió a la contracción del 11,8% registrada en el segundo trimestre en los 19 países comunitarios que forman la eurozona. El periodo entre abril y junio estuvo marcado por las restricciones a la actividad y a las reuniones, más graves durante la primera ola. Muchos economistas habían previsto una recuperación de entorno al 10%.

El repunte estuvo liderado por Francia, con un enorme incremento del 18,2%; seguido por España, con el 16,7%, e Italia, con el 16,1%.

Rosie Colthorpe, economista europea en Oxford Economics, señaló que “aunque estas firmes cifras de crecimiento son buenas noticias, es probable que la reciente reintroducción de estrictas medidas de confinamiento en todo el bloque hagan retroceder la recuperación".

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dijo el jueves que espera que noviembre sea “muy negativo”, añadiendo que “muy probablemente nuestros números del cuarto trimestre irán a la baja. ¿Serán negativos? No lo sabemos en este momento".

Las empresas manufactureras experimentaron una recuperación más fuerte que las de servicios. Automotrices como Volkswagen y Mercedes-Benz, del grupo Daimler AG, aumentaron sus ventas y beneficios ayudadas por su exposición a China, donde el virus golpeó antes y está casi contenido.

Por otra parte, los negocios que dependen de interacciones personales, como restaurantes, hoteles y aerolíneas, se han visto devastados y facturan una pequeña parte de su actividad previa.

La tasa de desempleo en las 19 naciones del euro se mantuvo estable en un 8,3% en septiembre frente a agosto. La subida del paro se ha visto limitada por los programas de apoyo de los gobiernos, que asumen parte del salario de los empleados si pasan a trabajar menos horas en lugar de ser despedidos.