Chile sufre la peor recesión en 40 años, pero apuesta por la exitosa vacunación

Agencia EFE
·4  min de lectura

Santiago de Chile, 18 mar (EFE).- La economía chilena cerró 2020 con una contracción del 5,8 % debido a la pandemia del coronavirus, la peor caída del producto interior bruto (PIB) local en cuatro décadas, mientras que el Gobierno fía la recuperación al exitoso proceso de vacunación que se está llevando a cabo.

El Banco Central publicó este jueves las cuentas nacionales del 2020, que no escondieron muchas sorpresas y revelaron lo que ya se había previsto: que el país no vivía una crisis tan grande desde 1982, cuando el PIB se desplomó un 11 %.

Ni siquiera el dato de 2020 se acerca al de la Gran Recesión de 2009, cuando el PIB chileno se contrajo un 1,56 %. En 2018 el PIB de Chile, el primer productor de cobre del mundo, se expandió un 3,7 %.

"Es un dato complicado, pero un poco mejor a lo esperado. Esperamos que el 2021 sea un año mejor en términos económicos, sanitarios y sociales", dijo el ministro de Hacienda, Rodrigo Cerda.

El impacto de la crisis sanitaria en la actividad económica se evidenció principalmente en el segundo y tercer trimestre, con contracciones del 14,2 % y 9 %, respectivamente, mientras que el cuarto trimestre mostró señales de moderación con una variación nula.

Las cifras ajustadas estacionalmente y respecto del trimestre anterior dieron cuenta de una caída del 13,1 % del PIB en el segundo trimestre, seguida por incrementos en el tercer y cuarto trimestre del 5,1 y 6,8 %, respectivamente.

La recuperación, explicó el banco, "estuvo en línea con el levantamiento gradual de las medidas de control sanitario, las medidas económicas de apoyo a los ingresos de los hogares y el retiro de una parte de los fondos previsionales".

Las actividades más afectadas por las restricciones impuestas por la pandemia fueron la construcción y los servicios (transporte, restaurantes y hoteles) y los únicos sectores que crecieron fueron la administración pública, la minería, los servicios financieros y la comunicaciones.

La demanda interna reflejó caídas en todos sus componentes, incidida principalmente por el consumo (-7,5 %) y, en menor medida, por la inversión o formación bruta de capital fijo (-11,5 %).

SEGUNDA OLA Y VACUNACIÓN EXITOSA

La pandemia, que ya deja 905.212 infectados y 21.816 muertos en un año, llegó en un momento de debilidad económica en Chile, cuyo PIB apenas creció un 0,9 % en 2019 debido a la ola de protestas contra la desigualdad iniciadas en octubre de ese año, las más graves desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), con una treintena de fallecidos y miles de heridos.

Chile, de apenas 19 millones de habitantes, llegó a ser uno de los países más afectados del mundo en contagios y muertos y entre junio y julio vivió momentos críticos, con la red hospitalaria al borde del colapso, las actividades económicas prácticamente paradas y la gran mayoría de la población en cuarentena total.

Desde diciembre, el país está sumido en una segunda ola de contagios, con cifras diarias cercanas a los 6.000 nuevos casos que recuerdan a los peores momentos de la pandemia y que han obligado a imponer nuevas restricciones tras el fin de las vacaciones estivales.

Más de 1,3 de los 7 millones de habitantes de Santiago comienzan desde este jueves un nuevo confinamiento total indefinido, mientras que para el resto de la ciudad la cuarentena es solo sábados y domingos. Los gimnasios y los cines han vuelto a cerrar y los restaurantes están obligados ahora a cerrar a las 20:00 hora local.

Aunque los datos preliminares de enero de este año mostraron una nueva caída (-3,1 %), el emisor estima un crecimiento del PIB en 2021 de entre el 5,5 % y el 6,5 % y el Gobierno está poniendo todos sus esfuerzos en avanzar en la vacunación para frenar la pandemia.

Desde que comenzó el proceso masivo de vacunación, el pasado 3 de febrero, Chile ha ido avanzando a pasos agigantados y ya es el tercer país del mundo que más gente tiene inoculada con al menos una dosis, detrás de Israel y Emiratos Árabes Unidos, según el registro One World Data de la Universidad de Oxford.

Chile, con más de 5,2 millones de personas que han recibido al menos una dosis, es además el país que más rápido vacuna del mundo, con 1,5 dosis diarias por cada 100 habitantes, seguido de Israel, con 0,8 dosis, de acuerdo al mismo registro.

(c) Agencia EFE