Economía de Brasil crece 1,2% en el segundo trimestre

·3  min de lectura

La economía brasileña creció 1,2% en el segundo trimestre respecto a los tres meses anteriores, según cifras oficiales divulgadas este jueves, a un mes de las elecciones en las que el presidente Jair Bolsonaro buscará la reelección.

La expansión de la mayor economía de América Latina entre abril y junio fue alentada por el avance de la industria (2,2%), los servicios (1,3%) y un aporte de la actividad agropecuaria (0,5%), detalló el instituto estadístico IBGE en un comunicado.

Se trata del cuarto resultado positivo encadenado del PIB brasileño, reafirmando una tendencia de recuperación tras la pandemia.

En el primer trimestre, el Producto Interior Bruto (PIB) trepó 1,1%, una cifra actualizada este jueves luego que en junio se anunciara un incremento de 1%.

Así, la economía acumuló un crecimiento de 2,5% en el primer semestre de este año electoral, sobre el que meses atrás el mercado proyectaba cifras cercanas al estancamiento.

La cifra del segundo trimestre superó la mediana de las expectativas de crecimiento de 0,9%, estimado por 75 consultoras y entidades financieras compiladas por el diario económico Valor.

Claudia Moreno, economista del banco digital C6, destaca una "recuperación en las inversiones (4,8%) y del consumo de las familias (2,6%) en el segundo trimestre sobre el anterior", pese a la alta inflación.

Por otra parte, el PIB brasileño avanzó 3,2% en el segundo trimestre respecto de igual periodo de 2021.

El resultado es una buena noticia para el ultraderechista Jair Bolsonaro en la carrera electoral, mientras intenta acortar la brecha de 15 puntos porcentuales que lo separa del líder en las encuestas, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, según el Instituto Datafolha.

En la víspera, la economía dio otra muestra de mejora: la tasa de desempleo retrocedió a 9,1% entre mayo y julio pasados, a menos de 10 millones de desocupados por primera vez desde 2016.

-Impacto de las tasas altas-

El desempeño de la economía en el primer semestre llevó a los analistas a revisar sus pronósticos de expansión para 2022 hasta 2,1% desde 0,28% en enero, según la última encuesta Focus del Banco Central de Brasil (BCB).

En ese cálculo, sin embargo, los economistas contemplan un crecimiento más débil para el tercer trimestre, cifra que se difundirá en diciembre, pasadas las elecciones.

La desaceleración hacia adelante se relaciona con el efecto diferido del alza de la tasa de interés de referencia por parte del BCB para intentar frenar la inflación: la Selic trepó desde un mínimo histórico por la pandemia de 2% en marzo de 2021 hasta 13,75% el mes pasado.

En tanto, la inflación, una de las principales preocupaciones del electorado brasileño, se ubicó en 10,07% en 12 meses a julio.

Ese mes registró una marca negativa (-0,68%), debido a recortes tarifarios promovidos por el gobierno de Bolsonaro y rebajas en los combustibles, como el que la estatal Petrobras anunció este jueves en sus ventas a distribuidoras, de 7%.

Por otra parte, Moreno estima que el segundo semestre carecerá del aliento del sector servicios, ya recuperado respecto de la baja por el covid-19.

Y, en el frente externo, la economía se verá afectada por "una baja en los precios de las materias primas y la desaceleración global", añade.

Analistas señalan finalmente como un posible incentivo a la economía la inyección de dinero en la economía, proveniente del aumento de 400 a 600 reales (de 80 a 120 dólares) en las ayudas sociales para 20,2 millones de familias vulnerables.

Brasil cerró 2021 con un crecimiento de 4,6% respecto del año anterior, en que la economía retrocedió 3,9% golpeada por la crisis del covid-19.

mls/app/dg