Ecoartista Xavier Cortada quiere que sepas tu vulnerabilidad ante la crisis climática

·7  min de lectura

Hace cinco años, un popular libro titulado The Water Will Come (El agua vendrá) introdujo al mundo la vulnerabilidad de Sweetwater en términos del cambio climático. El autor, Jeff Goodell, dedicó un capítulo entero a describir cómo, con su baja elevación y proximidad a los Everglades, la ciudad al oeste de Miami es aún más vulnerable al aumento del nivel del mar que una ciudad como Miami Beach —en parte porque tiene menos recursos para responder a la crisis del medioambiente que otras ciudades más ricas.

En Sweetwater, Goodell escribe, el agua vendrá de todas direcciones: de los Everglades al oeste, de la intrusión de agua salada en la piedra caliza sobre la que se construyó la ciudad (y todo Miami), y del este, donde las bombas de aguas pluviales dan servicio primero a las ciudades costeras y amenazan con impedir que el agua que se extrae de Sweetwater salga.

Un capítulo del libro, “Real Estate Roulette”, introdujo también al artista y activista comunitario Xavier Cortada. Cortada, quien ha tenido una relación larga y variada con la ciudad de Sweetwater, sirvió como una especie de guía para Goodell y sus lectores de todo el mundo, presentándoles las innumerable complejidades de una ciudad que en muchos sentidos no ha logrado comprender y aceptar su extrema vulnerabilidad a la crisis climática y luego actuar en consecuencia. Desde el 2017 no ha cambiado mucho la situación.

La vulnerabilidad del oeste

Cuando me reúno con Cortada, él está en el proceso de planificar su próximo proyecto de arte comunitario —que estrenará en Sweetwater este otoño.

Nos sentamos en una mesa en el edificio principal del parque botánico Pinecrest Gardens, donde Cortada es el artista en residencia y tiene su estudio y exhibiciones. A la derecha, la Galería Hibiscus está llena de obras de arte de Cortada: dibujos de semillas de mangle, cuadros de plantas de colores vivos, información sobre los múltiples proyectos colaborativos del artista, y al costado, una pared completamente decorada con propágulos en vasos de agua. (Para mucha gente joven, la pared es algo conocido. Cortada y su equipo han instalado una versión de ella en todas las bibliotecas públicas del condado y varios colegios.) Afuera, en los jardines, llega una tormenta.

“Creo que el escepticismo ha disminuido. Pero la acción no ha mejorado”, dice Xavier Cortada cuando se le pregunta qué ha cambiado en Sweetwater desde las entrevistas para el libro de Goodell en el año 2016. Aunque más y más personas están conscientes de las consecuencias reales del cambio climático, muchos aún no comprenden la amenaza que representa para sus propios hogares y sustentos. Especialmente en una ciudad de menos recursos como Sweetwater, donde para mucha gente su casa es su mayor inversión, la posibilidad del aumento del nivel del mar puede hacer que el valor de las propiedades caiga peligrosamente.

Según Cortada, gran parte de esta falta de urgencia tiene que ver con el hecho de que estas ciudades están más lejos del océano. La amenaza de la subida del nivel del mar no es tan inmediatamente visible.

“Si vives en el oeste, no tienes ni idea. No tienes ni idea de que tu casa, tu camino de entrada está en el río de hierba, y que las espátulas rosadas y los cocodrilos solían estar allí”, dice Cortada. “No eres consciente de tu elevación”.

Xavier Cortada (extremo derecho) posa con estudiantes de Sweetwater Elementary como parte del proyecto “Native Flags” el 10 de abril del 2012.
Xavier Cortada (extremo derecho) posa con estudiantes de Sweetwater Elementary como parte del proyecto “Native Flags” el 10 de abril del 2012.

Es por eso que el arte de Cortada se enfoca tanto en la educación y el empoderamiento para actuar: porque él ve como necesario que las personas puedan abogar por sí mismas en el gobierno local al igual que en la esfera pública. “Quiero que la gente de Doral, Hialeah, Sweetwater, Medley, West Kendall, Florida City —todas estas comunidades que abrazan los Everglades— entiendan cuál es su riesgo climático”, dice Cortada. “Y no solo en la elevación, que es lo más importante que voy a hacer, sino también en comparar su riesgo con los riesgos que ven que otros toman”.

Cortada da el ejemplo de una ciudad como Brickell: allí, uno ve que hay construcciones de nuevos rascacielos constantemente. Para una persona que no está lo suficientemente informada sobre el cambio climático y la política del desarrollo en estas ciudades, parecería que no hay tanto riesgo de que el aumento del nivel del mar afecte a sus propios hogares y comunidades. Si fuera un riesgo grande, ¿por qué las personas están invirtiendo millones en construir nuevos edificios al lado del mar? Pero no es tan simple.

La diferencia, dice Cortada, es que las personas invirtiendo en el desarrollo en Brickell, por ejemplo, no son las mismas personas para quienes su casa (en Doral, en Sweetwater, o en otra ciudad) representa la gran mayoría de su riqueza. Para alguien en West Kendall, lo más probable es que perder la casa o que el valor de la propiedad de la casa caiga sería devastador. Para los desarrolladores e inversionistas, el dinero invertido en un nuevo edificio es “dinero de juego”.

El ecoartista destaca la diferencia entre estas dos formas de vivir para los efectos de la crisis climática: “Hay dos ciudades y dos líneas de tiempo. Y eso es lo que necesito desesperadamente que Miami entienda”.

Creando una base de residentes informados a través del arte

Xavier Cortada comenzó su trabajo en Sweetwater hace mas de diez años, cuando en su posición como miembro del consejo asesor en el Honors College de la Universidad Internacional de Florida, facilitó una colaboración entre los estudiantes de la primaria de Sweetwater, donde iban sus sobrinos, y un grupo de estudiantes de FIU. Una extensión de su proyecto “Native Flags”, la colaboración hizo que los estudiantes sembraran árboles nativos de la Florida frente a su casa. Junto con una bandera verde símbolo del proyecto, el árbol representa una ‘conquista al revés’, según Cortada.

Cortada y más de 300 voluntarios de la ciudad de Sweetwater celebran un nuevo mural que pintaron en Sweetwater Elementary en mayo del 2018.
Cortada y más de 300 voluntarios de la ciudad de Sweetwater celebran un nuevo mural que pintaron en Sweetwater Elementary en mayo del 2018.

“Esa fue una hermosa relación que continuó a través del tiempo”, dice Cortada sobre su relación con Sweetwater. Ese proyecto fue solo el primero de docenas que el artista haría con la primaria durante los siguientes años. Otros proyectos incluyen “Flor500”, que pide que los estudiantes siembren una de las 500 especies de flores silvestres en sus jardines, dedicándose a una de 500 personas históricas; “Longitudinal Installation”, en cuál estudiantes recitaron cita de personas que se verán afectadas por el cambio climático de cada longitud del mundo; “Seahorse Society”; “Florida is… Nature” y más.

A raíz de todos estos proyectos está el deseo de crear arte que sea público y accesible. El objetivo de su arte es triple: informar a la gente sobre el medio ambiente o el cambio climático; facilitar conversaciones con vecinos, familiares y amigos de los participantes sobre el tema; y catalizar acciones para proteger contra el cambio climático al nivel del gobierno.

‘The Underwater’, en Sweetwater

Ahora, Cortada está preparándose con la ayuda de Adam Roberti, su gerente de estudio, para estrenar “The Underwater”. El proyecto le pide a los participantes que pinten un “marcador submarino” con la elevación de sus casas sobre el nivel del mar y exhibirlo en su patio delantero. Con la colaboración de la ciudad de Sweetwater, Cortada traerá este proyecto a la primaria de Sweetwater para que los niños allí puedan aprender sobre su vulnerabilidad al aumento del nivel del mar y encontrar soluciones creativas para su ciudad. También Cortada va a hablar con la comunidad en general e incluirlos en el proyecto a gran escala.

Se ve “Underwater HOA: Marker 8” (2018) del proyecto “Underwater HOA” de Xavier Cortada al frente de una casa con ocho pies de elevación.
Se ve “Underwater HOA: Marker 8” (2018) del proyecto “Underwater HOA” de Xavier Cortada al frente de una casa con ocho pies de elevación.

Otros marcadores de elevación se verán en la avenida 107, West Flagler, el área alrededor de Dolphin Mall y otras zonas principales de la ciudad.

La idea es informar a los participantes igual que a los residentes que vean los marcadores. Cortada lo describe como “simplemente creando intervenciones artísticas que hacen que las personas sientan la curiosidad de preguntarse, ‘¿qué es esto?’ ”.

Todo es para que los residentes de ciudades como Sweetwater y otras al oeste puedan defenderse a sí mismos y desarrollar sus propias soluciones creativas para sus hogares y su ciudad.

“Estoy tratando de ayudarnos... comprender cómo estamos literalmente interconectados con la naturaleza, con los servicios del ecosistema, y comprender que no se trata solo de... ganancia instantánea”, dice Cortada. “Se trata de tener un enfoque moderado y comprender qué es una buena calidad de vida real”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.