Ebrard vs Sheinbaum, la guerra que viene por quedarse con el poder de AMLO

·5  min de lectura
El canciller Marcelo Ebrard y la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum | Fotos: Archivo Cuartoscuro
El canciller Marcelo Ebrard y la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum | Fotos: Archivo Cuartoscuro

En la agenda política nacional difícilmente podemos encontrar un tema más importante que el de la sucesión presidencial cuya disputa Andrés Manuel López Obrador determinó abrir por el poder dentro de su partido Morena desde hace un año.

En esa oportunidad López Obrador mencionó como posibles sucesores a sus cercanos colaboradores, destacan Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno en la CDMX y Marcelo Ebrard, Canciller. Pero, al ser omitido por el presidente, en los medios de comunicación y políticos fue incluido Ricardo Monreal, senador.

Abierta la sucesión presidencial los interesados en ser el designado o designada pusieron en marcha su estrategia para “merecer” la candidatura que lo lleve al poder.

Las campañas de los tres “punteros” de Morena son evidentes. En dos semanas se renovarán las gubernaturas de Aguascalientes, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, los tres aspirantes aprovechan los eventos de los candidatos de Morena para “apoyarlos” y para iniciar su presencia pública en esas entidades.

La aspirante Claudia Sheinbaum estuvo en Hidalgo, Aguascalientes, Durango y Quintana Roo donde manifestó su simpatía y apoyo a los candidatos y candidatas. En algunas de las entidades los “coros” morenistas la ovacionaron y gritaron ¡presidenta! ¡presidenta! El pasado fin de semana fue invitada a conocer la refinería Olmeca, en Dos Bocas, Tabasco, obra que calificó como fundamental para que México deje de importar combustibles. Informó que tramitó los oficios en los que solicita permiso para ausentarse de su cargo. No dijo que está en campaña, pero así es.

Los fines de semana son aprovechados por Marcelo Ebrard para apoyar a los candidatos de Morena. Estuvo en Hidalgo, Tamaulipas y Durango. También fue ovacionado y le gritaron ¡presidente! ¡presidente! en Hidalgo, en Durango la senadora Martha Lucía Mícher dijo que era “el futuro presidente de México”. Su presencia en esa entidad indica que está en campaña.

El senador Ricardo Monreal inició su gira para apoyar a los candidatos de Morena. Su primer acto fue en Quintana Roo donde, al ser reconocido por los asistentes, fue recibido con el grito de: “¡presidente! ¡presidente!”, asistió acompañado por algunos senadores. Su actividad para alcanzar el poder ha sido diferente al de los otros dos aspirantes. Mantiene su presencia en algunos medios y redes sociales Para la disputa interna demanda reglas claras y piso parejo.

La sucesión presidencial en México por décadas fue decidida por el presidente. La sociedad participaba como espectadora de una mascarada armada desde el poder y actuada por los partidos, principalmente el PRI. Cuando dominó el PAN en dos sexenios sus presidentes no lograron imponer a su candidato. En el último sexenio el PRI perdió la presidencia, ganó Morena y llegó Andrés Manuel López Obrador.

El escenario actual apunta hacia la concentración del poder, el resurgimiento del presidencialismo, la fortaleza del partido gobernante y la consecuente recreación de las condiciones para que el presidente López Obrador designe a su sucesor. Es como si hubiera resucitado el PRI que dominó por más de 70 años.

Desde hace tres décadas los mexicanos reciben información de las encuestas de opinión, realizadas por empresas y medios. Este fin de semana fueron publicadas dos. La empresa consultora México Elige, en su estudio el perfil más popular de cada partido para 2024, concluye que por la coalición Juntos Haremos Historia el más popular para la carrera presidencial es Marcelo Ebrard. Aunque Claudia Sheinbaum continúa ganando relevancia.

Como cada mes, El Financiero realizó una encuesta, en la que según informa, “Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard se encuentran en empate estadístico en las preferencias de los seguidores de Morena para la candidatura presidencial en 2024.

“Según el estudio, Sheinbaum, jefa de Gobierno, cuenta con 30 por ciento de apoyo entre los simpatizantes de Morena, mientras que el canciller capta 29 por ciento. En tanto, el senador Ricardo Monreal aparece en tercer lugar, con 10 por ciento.”

Las encuestas de opinión son un medio para conocer una tendencia entre los electores. No siempre aciertan en sus pronósticos y, cuando se analiza la disputa por el poder, los factores que intervienen para los resultados que arroja la magna encuesta que es la elección federal, son múltiples y en la mayoría de las encuestas de las empresas no están presentes.

De dar crédito a las tendencias actuales de las encuestas, se tendría que declarar ventaja para Marcelo Ebrard y en disputa cercana Claudia Sheinbaum. La ventaja de Ebrard podría crecer cuando se incorporen variables culturales, económicas y de relaciones políticas internas y externas que nutren su experiencia de vida.

Su adversaria Sheinbaum, no crece lo suficiente para acometer el reto de gobernar al país en su conjunto y ello es porque la sombra de su protector opera en su contra.

Monreal está lejos del favor presidencial, pero podría ser un aliado estratégico para Ebrard y así parece que será. Después de la mascarada que se armará la decisión final será del presidente. Como en los tiempos del PRI.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

CDMX: 29 años de prisión a trailero que ocasionó desgracia al huir de la policía

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.