Ebrard pide que vacunas se reconozcan como bienes públicos globales

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 19 (EL UNIVERSAL).- El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, afirmó que las organizaciones regionales deben sumar esfuerzos para lograr que las vacunas contra el Covid-19 se reconozcan como bienes públicos globales y se apliquen sin exclusiones en todos los países.

Durante el debate de alto nivel del Consejo de Seguridad sobre Cooperación entre las Naciones Unidas y Organizaciones Regionales y Subregionales para Promover la Confianza y el Diálogo en la Prevención y Resolución de Conflictos, Ebrard destacó que este objetivo también incluye a los países que se encuentran en conflicto.

"(En América Latina y el Caribe) la necesidad de hacer un frente común ante la pandemia ha creado un vigoroso impulso para la integración de la región", dijo.

Anunció que desde la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se ha colaborado con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) para realizar un estudio completo del impacto económico de la pandemia.

Así, la Celac y la Cepal han avanzado en el diseño e implementación de un plan integral de autosuficiencia en vacunas y medicamentos que no tiene precedente y que busca reforzar las cadenas de producción y distribución sanitarias en la región.

Refirió que se instaló una red de especialistas en virología para que México y Argentina logren la producción regional de la vacuna AstraZeneca contra COVID-19; así como el impulso de proyectos para desarrollar vacunas en universidades y centros de investigación en Argentina, Brasil, Cuba, Chile y México, para garantizar la vacunación de todos los países de la comunidad lo más pronto posible.

"Hemos procurado que la comunidad llame a los hechos un multilateralismo eficaz que produzca beneficios reales y concretos en nuestros pueblos", aseguró.

Reconoció que la magnitud y diversidad de las consecuencias de la crisis sanitaria hacen impostergable la necesidad de revisar el carácter estratégico de las organizaciones multilaterales en la atención a los retos multidimensionales, que ponen en peligro la vida de otros grupos de la población.