Ebrard ofrece continuidad con cambio

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 6 (EL UNIVERSAL).- En el segundo día de reuniones con simpatizantes de la Ciudad de México, el canciller Marcelo Ebrard ofreció que de convertirse en presidente de la República en 2024 habrá "continuidad con cambio"

Al encabezar un encuentro masivo en la alcaldía Coyoacán, aseguró que de ganar las elecciones de 2024 consolidará todo lo que se ha avanzado, como el Tren Maya y la Guardia Nacional, pero agregándole cosas nuevas.

Ante miles de simpatizantes que corearon "Marcelo, Marcelo, Marcelo", "Presidente, presidente, presidente" y "Sí se puede, sí se puede, sí se puede", Ebrard Casaubon presumió su relación de 30 años con el presidente Andrés Manuel López Obrador y aseguró que nunca lo ha traicionado y nunca lo traicionará.

Yo lo admiro y lo quiero mucho, y no va a cambiar eso", dice Ebrard

"Yo sé cómo trabaja, yo lo admiro y lo quiero mucho, y no va a cambiar eso. Yo sé que la política es muy baja a veces, pero yo no soy así. Yo soy una gente derecha", puntualizó.

Recordó que lo trató cuando el tabasqueño encabezó un plantón en el Zócalo capitalino en protesta por adeudos del gobierno federal con trabajadores petroleros.

Marcelo Ebrard narró que acordó con López Obrador que si esos adeudos eran falsos, los manifestantes liberarían la plancha del Zócalo porque se acercaban las fiestas patrias, pero al final el gobierno tuvo que pagar a los petroleros porque el ahora presidente de la República tenía razón.

"Se fue de la Ciudad de México y desde ese día hasta el día de hoy, nuestra relación es de respeto y de confianza. Yo nunca le he mentido, ni lo he traicionado, ni lo haré", señaló.

El secretario de Relaciones Exteriores se dijo extrañado de que a estas alturas se sigan preguntando si le va a dar continuidad a la Cuarta Transformación.

"¿Cómo me preguntan eso después de 23 años que nos hemos partido la M?"

"¿Pues qué otro proyecto viva seguir?, si este proyecto es el que hicimos juntos, llevamos 23 años", subrayó.

Sin embargo, Marcelo Ebrard dijo que si bien habrá continuidad con un gobierno encabezado por él, "copia y calca idéntica, no".

"¿Vamos a necesitar nuevas cosas?, sí. ¿Tenemos que consolidar otras?, claro", remarcó.

Puso como ejemplo que se tiene que consolidar un solo sistema universal de salud para todos los mexicanos. "Esa debe ser nuestra meta primordial, número uno".

También reconoció que se debe impulsar el mejoramiento del sistema educativo, porque "tenemos universidades en el lugar, 3 mil 600 en el mundo, y no queremos eso".

Acompañado de su esposa Rosalinda Bueso, el canciller afirmó que los hechos y los resultados que ha tenido como funcionario público hablan por él.

Además, recalcó que es un hombre feminista y de izquierda, aunque no tenga credencial.

"Ser de izquierda es que tu compromiso sea con la igualdad, que lo que te mueva todos los días sea por la libertad y la dignidad de las personas", apuntó.

Marcelo Ebrard remarcó que fue perseguido político en el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto, quien se enojó mucho cuando le hicieron creer que él había entregado documentación a la prensa sobre la llamada Casa Blanca.

Reveló que a él y a su familia se le practicaron 24 auditorías y no encontraron nada, "de lo contrario no estaría aquí, estaría en prisión porque el presidente quería acabar conmigo".