Ebrard llama a lograr integración de México y Guatemala

Ariadna García

CIUDAD DE MÉXICO, enero 16 (EL UNIVERSAL).- Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), urgió a que se logre una integración de México con Guatemala porque ésta no existe.

Ebrard Casaubón estuvo este miércoles en Guatemala, donde asistió a la toma de posesión del nuevo presidente de aquella nación, Alejandro Giammattei, con quien además se reunió en privado.

En Guatemala se efectuó la ceremonia de entrega (al nuevo mandatario) del cuarto borrador del Plan de Desarrollo Integral, en donde el canciller mexicano expuso que existe la intención de mejorar la relación en todos los sentidos.

"México, por supuesto, está interesado en mejorar la relación en todos los sentidos, en energía, en comercio, ciencia y tecnología, migración, porque no estamos integrados. Hemos dicho mucho, pero la verdad hemos hecho poco. Estoy hablando de México; estoy siendo autocrítico. Hemos presentado planes, pero importamos 4%, 2%, 1%. La inversión puede ser mucho mayor", expuso.

Ebrard Casaubón defendió el Plan de Desarrollo Integral (PDI), del cual México actuará no sólo presentando documentos. "México está en la disposición, como usted sabe, como se lo externó el presidente, de invertir inmediatamente en Guatemala para respaldar este plan y crear 20 mil empleos. Nunca habíamos tenido un plan de ese tamaño con Guatemala. Jamás México había invertido para crear empleos, estoy hablando de inversión pública, no privada", indicó.

Recordó que ya se trabaja con El Salvador y Honduras.

"Entonces, vengo a decirle, en síntesis, que estamos en la mejor disposición de respaldar este plan. Este proyecto y este documento vienen por lo pronto con un paquete de 20 mil empleos a partir de hoy", subrayó.

El diplomático recordó que este plan tiene más de un año trabajándose. Presumió que es el mejor documento que ha visto y que es propuesta de México, Honduras, El Salvador y Guatemala, porque plantea una ruta alcanzable, factible para el bienestar y va mucho más allá de la migración.

"Este plan no plantea que vengan inversiones de fuera sólo, sino que propone esencialmente cómo vamos a coordinar nuestro esfuerzo, porque de esos 25 mil millones de dólares, la mayor parte de inversión es propia. No se trata de solicitarles a otros que nos resuelvan los problemas. Asumimos que la mayor parte del éxito de este plan depende de nosotros, de los cuatro países", expuso.

Con todo ello, agregó, lo que se le dice al mundo es que se tiene la ruta para el desarrollo, no sólo son propósitos, es cómo se va a lograr, cuándo, cuánto cuesta y quién lo va a hacer.