El Eather One, el avión eléctrico que podría volar por la fricción en sus alas

LA NACION
·2  min de lectura

Michal Bonikowski podría revolucionar el mundo de la aeronáutica si su proyecto se concreta. El diseñador polaco es el creador del Eather One, un avión eléctrico que podría funcionar a partir de la energía generada por nanogeneradores triboeléctricos colocados en sus alas.

Aeroparque: así avanzan las obras para alargar la pista de despegue y aterrizaje

De hecho, su funcionamiento se basa en que la energía se acumularía por el propio movimiento producido durante el vuelo, según se explicó en el portal Sustainable Skies. De lograrlo, crearía el avión más sustentable del mundo.

"Disfruto de todos los intentos de revolucionar la aviación", expresó Bonikowski, quien fue premiado por varios de sus diseños. Y agregó: "Últimamente he estado pensando mucho en esto y en qué podría pasar si Airbus (¿por qué no Boeing o Embraer?) quisiera crear un avión eléctrico".

Martita Fort le dio la bienvenida al nuevo año con una espectacular Ferrari

No obstante, reconoció que todos saben que el principal problema de esta empresa es el peso de la batería. Aunque aclaró en su cuenta de Instagram: "El aire está lleno de electricidad que se puede recuperar mediante la fricción generada por el avión en vuelo".

En otras palabras, el constructor polaco precisó que "en las alas, durante el vuelo, en lugar de tanques de combustible se pueden instalar nanogeneradores triboeléctricos que, utilizando las vibraciones de la estructura y la fricción generada por la flexión de las alas durante el vuelo, pueden generar la energía necesaria para alimentar varios motores eléctricos más pequeños".

El asesinato que reveló el secreto mundo de los Navy Seals, el cuerpo de élite de la Marina de Estados Unidos

Asimismo, Bonikowski aseguró que la eficiencia energética de este tipo de sistemas ya es lo suficientemente grande como para ser utilizada en esta clase de máquinas. En particular, destacó que el paquete de baterías necesario para el transporte solo debe satisfacer la necesidad del despegue y del aterrizaje.

"El vuelo en sí podría generar la energía necesaria para mantenerlo y, probablemente, para cargar las baterías", concluyó el diseñador de aviones.