Duro revés para el partido de Putin en las elecciones locales en Moscú

LA NACION

MOSCÚ.- La oposición rusa liderada por Alexei Navalny obtuvo 20 escaños en la asamblea legislativa de Moscú en las elecciones locales de ayer, lo que fue celebrado por el dirigente como una victoria de su estrategia de "voto inteligente" frente al partido Rusia Unida del presidente Vladimir Putin.

Según informó la agencia de noticias local Interfax con el 99,47% de los votos escrutados, "20 candidatos nominados y apoyados por los partidos de la oposición forman parte de la Duma (asamblea legislativa) de la ciudad de Moscú".

Había 45 escaños en juego y se presentaron 225 candidatos por nueve partidos. La participación, ligeramente superior a la de los comicios de 2014, fue del 21,63%.

Al menos 57 dirigentes opositores, como el ex diputado de la Duma del Estado Dimitri Gudkov o Ilya Yashin y Liubov Sobol, ambos del equipo de Navalni, no pudieron registrar su candidatura y denunciaron censura. Solo el liberal Sergei Mitrojin, del partido Yábloko, consiguió registrarse tras apelar ante la Justicia.

Las elecciones locales de ayer definían las autoridades de los municipios en todo el país, pero como siempre, la atención estaba puesta en la capital, Moscú, donde la decisión de la comisión electoral de no inscribir a la mayoría de los candidatos opositores provocó en los últimos meses las mayores protestas en Rusia desde 2012.

Una vez asumido que no podían participar en las elecciones, Navalny y sus aliados pasaron a otra estrategia, la del "voto inteligente": recomendaron a los votantes en una página web apoyar al candidato con más posibilidades de derrotar al representante del oficialismo, sin importar a qué partido pertenecieran.

El resultado fue que 13 candidatos del Partido Comunista entrarán en la próxima asamblea legislativa de Moscú, así como los tres que postuló Yabloko, entre ellos Mitrojin. También, por primera vez, representantes de Rusia Justa, una fuerza socialdemócrata, tendrán su bancada en la Duma de Moscú con tres escaños.

En paralelo, los candidatos del oficialismo no se presentaron por el partido Rusia Unida, sino a título personal para evitar ser golpeados por la caída de popularidad del mandatario en la capital. Prueba de esa caída de popularidad es que el líder en Moscú de Rusia Unida, Andrei Metelski, quien fue miembro de la Duma desde 2001, no fue reelegido.

Pero el éxito de la estrategia del "voto inteligente" no se replicó en el resto del país. Rusia Unida conservó la mayoría parlamentaria en 11 asambleas legislativas, según aseguró anoche el secretario del consejo general del partido, Andrei Turchak.

Por ejemplo, en San Petersburgo Alexander Beglov, aliado de Putin, se impuso con el 64,68% de los votos.

Represión policial

En este contexto, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió hoy que se investigue el "uso excesivo" de la fuerza por parte de la policía rusa en la represión de las manifestaciones durante las semanas previas a las últimas elecciones.

"Apoyo las peticiones del Consejo presidencial para que se abran investigaciones sobre las acusaciones de uso excesivo de la fuerza por parte de la policía y pido a las autoridades que respeten la libertad de expresión, el derecho a la reunión pacífica y a participar en los asuntos públicos", declaró Bachelet ante el Consejo de derechos humanos en Ginebra.

Agencias AFP y DPA