La dura decisión que tomó el rey Carlos III

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 18 (EL UNIVERSAL).- El reinado de Carlos III, sin dudas, es tema permanente de críticas luego de la muerte de su madre, la reina Isabel II. El nuevo monarca, que todavía no ha sido coronado, tiene un pasado polémico por la relación de matrimonio que tuvo con la princesa de Gales, Lady Di, en los años 90.

Los cambios que está haciendo el nuevo monarca van siendo graduales. Entre ellos se destaca el cambio del menú de la casa real y la venta de algunos caballos que eran de su madre. Pero ahora se suma una decisión que afecta directamente los roles de sus hijos, los príncipes William y Harry.

Si bien en un primer momento se pensó que los hijos del rey serían sus representantes en el Parlamento, pues ahora los candidatos han cambiado. Este rol, el de "consejero de Estado", se le otorga a personas que puedan actuar en lugar del monarca cuando este se ausente, se enferme o viaje al exterior por otros asuntos.

El cargo autoriza a estas personas designadas a llevar a cabo la mayoría de los deberes oficiales del soberano. Quienes pueden calificar son los adultos mayores de 21 años de la Familia Real británica, que se ubiquen en las primeras líneas de la línea de sucesión. Es por esto que el rey Carlos III quiere proponer a sus hermanos: la princesa Ana y el príncipe Eduardo.

Según el medio Daily Mail, durante las próximas semanas se espera que "el Parlamento presente la propuesta que contemplaría que el Rey pueda recurrir a un número más amplio de regentes, entre ellos la princesa Ana, que se encuentra en el puesto 16º de la línea sucesoria, y el príncipe Eduardo, que se encuentra en el puesto 13º".

Lo curioso de este asunto que a varios los tomó por sorpresa, es que la reina Isabel II dio el visto bueno antes de morir. El motivo reside en que los que eran candidatos en un principio eran el príncipe Andrés y Harry, quienes no están en condiciones de ser consejeros de Estado. Esto se debe a que el primero estuvo involucrado en un escándalo de denuncia de tipo sexual y el segundo está alejado de los roles y obligaciones de la realeza.