La dura carta contra la suspensión de las clases presenciales que un grupo de padres envió a Diputados

·3  min de lectura
Alumnos ingresan a la Escuela Nº9 “Juan Crisóstomo Lafinur” en el barrio porteño de Palermo
Alberto Raggio/GCBA

La Red de Familias y Padres Organizados por la Educación les envió este jueves una dura carta a los diputados que debaten en comisión el proyecto de emergencia Covid, que le otorga al Gobierno facultades para imponer restricciones en las zonas de alto riesgo epidemiológico, entre ellas la suspensión de las clases. La misiva fue leída por la legisladora de Juntos por el Cambio Silvia Lospennato, y llama al Ejecutivo a garantizar la presencialidad en las aulas de chicos y adolescentes durante la pandemia.

Diputados: el oficialismo aún no asegura los votos para aprobar la ley sobre restricciones

“Somos madres y padres que venimos luchando desde hace meses para que las escuelas estén abiertas. Algo tan básico y que considerábamos indiscutible en nuestro país quedó en suspenso por la pandemia: el acceso a la educación para niños y adolescentes”, comienza el texto, en el que se cuestionan las medidas adoptadas por la administración de Alberto Fernández frente a la crisis sanitaria provocada por el Covid-19.

“La respuesta que el Gobierno ofreció se llevó puesto los derechos fundamentales de nuestros hijos. Porque el cierre de las escuelas no solo afectó su derecho a los aprendizajes académicos, sino que desarticuló un entorno de socialización elemental para su constitución como sujetos autónomos y significó la desaparición de un ámbito clave de contención ante situaciones de violencia familiar y de abusos de todo tipo”, manifestó el colectivo.

A continuación, la carta establece una comparación entre la información existente en marzo de 2020, cuando se puso en vigencia el primer decreto presidencial que resolvió la suspensión de las clases presenciales, y la disponible en la actualidad. “El año pasado se decidió el cierre de escuelas bajo la presunción de que los niños eran ‘vectores de contagio’. Esa presunción no se constató de manera fehaciente y múltiples estudios demostraron que los niños no representan un papel relevante en la transmisión del COVID-19. Ese es el consenso hoy (y establecido hace varios meses)”, sostiene.

Y cuestiona: “Hay quienes objetan ese consenso y siguen mostrando estudios para justificar el cierre de escuelas como estrategia eficaz frenar contagios. Por supuesto, quienes sostienen este argumento eluden por completo el impacto que esa decisión tiene sobre los más vulnerables. Pero no podemos seguir ignorando el daño causado, el costo que están pagando aquellos que deberían contar con nuestra protección absoluta y permanente”.

La respuesta sin palabras de Mauricio Macri a la frase de Alberto Fernández sobre mexicanos y brasileños

“Ningún médico le daría a un paciente un medicamento que tiene dudosos beneficios y efectos nocivos constatados. Precisamente, eso es lo que estamos haciendo al cerrar las escuelas”, concluye la misiva.

Último DNU presidencial

El último decreto firmado por el presidente Alberto Fernández, vigente hasta este viernes 11 de junio, prorrogó una vez más la suspensión del dictado de clases presenciales en todos los niveles (con excepción de “la escolaridad de estudiantes de la modalidad de educación especial, en acuerdo con sus familias”) en aquellos lugares que se encuentran el alerta epidemiológica.

La decisión volvió a abrir el conflicto con el gobierno de Larreta, en el que ya intervino la Corte Suprema con el fallo en el que avaló la autonomía de la Ciudad en materia educativa. A pesar de la presión de la Casa Rosada para que no abran las escuelas en el distrito, el mandatario local mantuvo el regreso de la presencialidad de jardines de infantes y primarias.