La dura carta de la DAIA contra el embajador Daniel Capitanich por no repudiar la presencia del iraní que voló la AMIA

·2  min de lectura
Daniel Capitanich, embajador argentino, saluda a Daniel Ortega en el acto de asunción al que también asistió un acusado por el atentado contra la AMIA
Daniel Capitanich, embajador argentino, saluda a Daniel Ortega en el acto de asunción al que también asistió un acusado por el atentado contra la AMIA

En otro coletazo del paso por Nicaragua de Mohsen Rezai, funcionario iraní sindicado como autor intelectual del atentado a la AMIA, la a Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) expresó su “absoluto repudio” a la actitud del embajador argentino en Managua, Daniel Capitanich, que al igual que Rezai participó de la ceremonia en la que Daniel Ortega asumió su quinto mandato como presidente de ese país.

El Gobierno abre una investigación por el sorteo del sueldo de Javier Milei

En una carta de protesta dirigida al canciller Santiago Cafiero, a la cual tuvo acceso LA NACION, la cúpula de la entidad política de la comunidad judía expresó su rechazo. “Nuestro más absoluto repudio a la conducta del embajador de nuestro país en Nicaragua, Daniel Capitanich, quien no solo no previó la presencia de Mohsen Rezai, uno de los principales acusados por la justicia argentina de haber sido partícipe del atentado perpetrado contra la sede de la AMIA-DAIA, en el acto de reasunción del presidente de ese país, Daniel Ortega, sino que tampoco se retiró del lugar”.

Mohsen Rezai, en la página de los más buscados de Interpol
Mohsen Rezai, en la página de los más buscados de Interpol


Mohsen Rezai, en la página de los más buscados de Interpol

“Es absolutamente inadmisible que el embajador argentino haya respaldado con su asistencia y pasividad un hecho delictivo como es la presencia de un acusado por la justicia argentina y sobre quien pesa un pedido de captura de Interpol por su participación en el atentado terrorista en Buenos Aires”, escribió el presidente de la entidad, Jorge Knoblovits, y su secretario Alejandro Zuchowicki, en la carta.

Y agregó: “No sólo la Cancillería argentina no elevó ninguna queja ni solicitó al gobierno nicaragüense que active los mecanismos para que Interpol proceda a la detención de Rezai, sino que el Embajador argentino compartió el acto y ni siquiera se pronunció al respecto. Al mismo tiempo, es inaceptable que Capitanich alegue desconocimiento sobre los antecedentes criminales del Vicepresidente de Asuntos Económicos iraní sospechado de haber sido uno de los principales responsable del asesinato de 85 personas en suelo argentino”.

“Por lo expuesto, la DAIA hace responsable de este grave hecho al embajador Capitanich y lamenta que haya procedido de manera tan negligente e irresponsable ante una situación que ofende la memoria de las víctimas del atentado terrorista de 1994″, concluye la misiva.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.