Se duplica el riesgo de los incendios forestales en Nicaragua, según informe

·3  min de lectura

Managua, 22 abr (EFE).- El riesgo de que ocurran incendios forestales en los bosques de Nicaragua se duplicó en los primeros cuatro meses de 2022 con respecto al mismo periodo de 2021, según un informe presentado este viernes por la Fundación del Río, dedicada a temas ambientales.

De acuerdo con el informe, titulado "Nicaragua arde", un total de 1.900 puntos de calor o zonas donde hay fuego fueron detectados entre el 1 de enero al 21 de abril de 2022, lo que significa que "hay un aumento en todo el territorio nacional del 55 % sobre el mismo periodo de 2021", explicó el presidente de la Fundación del Río, Amaru Ruiz.

A pesar de que la cantidad de puntos de calor es variable cada año, todos los que fueron identificados en áreas protegidas —es decir, zonas boscosas que gozan de la protección estatal— no deberían ocurrir, según Ruiz.

En el estudio, presentado en el marco del Día Internacional de la Tierra, la Fundación del Río detectó puntos de calor en 34 de las 74 áreas protegidas de Nicaragua, 13 de las cuales están ubicadas en la zona Pacífico, 13 en el Caribe, y 8 en la zona central del país.

Las áreas protegidas más afectadas son algunas de las zonas boscosas más extensas o que se consideraban menos intervenidas en Nicaragua: la Reserva Natural Volcán Cosigüina (noroeste), la Reserva Biológica Indio Maíz (sureste), la Reserva de Biosfera Bosawás (noreste), la Reserva Natural Cerro Wawashang (este) y la Reserva Natural Cerro Silva (noreste).

Ruiz, un especialista en recursos naturales, explicó que, por las características de Nicaragua, es difícil que los puntos de calor en áreas protegidas sean causados por el medioambiente, y que lo más probable es que se trate de quemas agrícolas causadas por "colonos" o invasores de tierras, que luego se convirtieron en incendios forestales.

"Los colonos llegan a esos territorios, invaden, y lo primero que hacen es cambiar el uso de suelos a través de quemas agrícolas, que se convierten en grandes incendios forestales", sostuvo.

Las protestas juveniles de abril de 2018 contra el manejo de uno de esos incendios, que calcinó más de 5.000 hectáreas de bosques en Indio Maíz, son consideradas como uno de los detonantes de las manifestaciones antigubernamentales que estallaron contra el Gobierno de Daniel Ortega, y que dejaron cientos de muertos.

Según el informe, la única institución que reporta acciones contra los incendios forestales es el Ejército de Nicaragua, que lo hizo en 43 ocasiones, de las cuales 12 se centraron en el lanzamiento de sus planes operativos, y de las restantes 31, relacionadas con la sofocación de incendios forestales "solamente atendieron seis en áreas protegidas".

La Fundación del Río atribuyó las deficiencias a la "falta de voluntad política", la falta de inversión, y las dificultades geográficas de las áreas protegidas.

Según datos oficiales, que no se han actualizado desde 2007, Nicaragua pierde cada año unas 70.000 hectáreas de cobertura forestal. Sin embargo, la Fundación del Río dice tener estudios que indican que la pérdida anual podría ser de más del doble.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.