Me duermo todo el tiempo ¿qué me está pasando?

Dr. Leopoldo Rendón
·2  min de lectura


Me duermo todo el tiempo ¿qué me está pasando?
Me duermo todo el tiempo ¿qué me está pasando?

¿Has oído hablar del ciclo sueño-vigilia? Este es un ritmo interno que está originado en nuestro cerebro y que determina los momento en que estamos despiertos o dormidos.

Este ciclo está acoplado al movimiento de rotación de la tierra que se traduce en el fenómeno del día y la noche. La luminosidad del día, tiene efecto a través de la visión en nuestra mente y produce cambios químicos en el cerebro, de manera que estamos activos y concentrados de día y con sueño de noche.

Factores asociados

Factores internos que se originan en nuestro cuerpo y factores externos que se originan en el medio ambiente, tienen una influencia determinante en este ciclo, y pueden ocasionar que se alteren, afectando los momentos de sueño y vigilia.

El sueño representa una buena parte de nuestra existencia y es más o menos un tercio del tiempo de nuestra vida, o de nuestro día.

Regularmente un adulto duerme entre 8 y 7 horas al día. Claro que existen diferencias que están relacionadas con la edad y otros factores.

Por ejemplo, los niños duermen más horas mientras que las personas con edad avanzada suelen dormir de manera interrumpida por cortos periodos.

Para la mayoría es un momento de placer y descanso, pero un porcentaje de la población en algún momento de su vida tendrá problemas con el sueño.

Insomnio

Entre los más frecuentes está el insomnio que se define como la dificultad para conciliar el sueño y mantenerse dormido.

Hipersomnia

Por el contrario existe otra situación que llamamos hipersomnia en donde la persona siente sueño de manera importante durante el día, le cuesta permanecer despierto y necesita dormir en momentos del día donde se espera que esté alerta, como lo puede ser el trabajo o conduciendo un vehículo.

Cuando la calidad o la cantidad del sueño está afectada, el periodo de vigilia (cuando estamos despiertos) también queda alterado, la dificultad para mantenerse despierto se hace evidente y la atención disminuye, esto nos predispone a cometer errores, afecta nuestro aprendizaje y nos hace propensos a tener accidentes.

Si observas que te sientes cansado de manera frecuente, que te cuesta mantenerte despierto en el día, a pesar de los inconvenientes que esto te puede traer y si esto es algo que sucede de manera repetida, considero que debes investigar qué te está pasando.

Es probable que tengas alguna condición que afecte tu sueño y sea necesario que te evalúe un especialista. Consulta con tu proveedor de salud y recupera tu calidad de vida.