Duelo por Venezuela: la OEA apunta contra la CPI por "envalentonar" al régimen chavista

Rafael Mathus Ruiz
·3  min de lectura

WASHINGTON.- Un informe de la secretaría de la Organización de los Estados Americanos (OEA) a cargo del uruguayo Luis Almagro, cargó contra la Corte Penal Internacional al condenarla por una "inexplicable" demora para actuar ante las violaciones de derechos humanos en Venezuela bajo el régimen de Nicolás Maduro.

Almagro y el abogado experto en derechos humanos y asesor especial de la OEA, Jared Genser, publicaron un informe de 153 páginas que reitera las denuncias por crímenes de lesa humanidad contra el régimen de Maduro desde febrero de 2014, y que condena a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) por inacción ante estos crímenes. El informe lleva un título áspero: "Fomento de la impunidad: el impacto del fracaso de la Fiscal de la Corte Penal Internacional en abrir una investigación sobre la posible comisión de crímenes de lesa humanidad en Venezuela", y amplía los hallazgos del trabajo de 2018 de un panel de expertos convocados por la OEA, que concluyó que había una base razonable para creer que se estaban cometiendo crímenes de lesa humanidad en Venezuela.

"La lentitud del examen parece absolutamente indiferente a los crímenes generalizados, graves y devastadores que se están cometiendo", indicó el abogado experto en Derechos Humanos Jared Genser, asesor especial de la OEA.

El trabajo pone sobre relieve 18.093 ejecuciones extrajudiciales realizadas por fuerzas de seguridad del Estado o colectivos leales a Maduro desde 2014; 15.501 casos de detención arbitraria u otras instancias de privación severa de libertad desde 2014; 724 casos de desaparición forzada en 2018 y 2019; 653 casos documentados de tortura desde 2014, y "decenas de millones de personas han sufrido o han sido objeto de lesiones graves debido a la actual crisis humanitaria creada por el régimen".

Además, el informe de Almagro y Genser indica que, como consecuencia de la inacción del tribunal de La Haya, el gobierno de Maduro "se siente envalentonado para cometer más crímenes, bajo la impresión que puede actuar con total impunidad".

El trabajo califica la demora del tribunal de La Haya para actuar de "inexplicable" ante las "abrumadoras pruebas" que han sido presentadas ante la fiscalía.

Coronavirus: Putin pide el inicio de la vacunación "a gran escala" en Rusia la semana próxima

"Esperamos que la fiscalía de la Corte Penal Internacional avance sustancialmente en este tema", dijo Almagro en una conferencia de prensa virtual en Washington en la cual se presentó el informe. "La pregunta nunca puede ser por qué no esperar. Un día de impunidad implica más violaciones de derechos humanos, más crímenes de lesa humanidad en Venezuela, más torturas, más ejecuciones extrajudiciales", insistió.

"Y nosotros no podemos jugar con los tiempos de la gente que está siendo torturada, de la gente que está siendo victima de una crisis humanitaria de la dimensión de Venezuela, no podemos jugar con la vida de los migrantes venezolanos que quieren retornar al país, no podemos jugar con la vida de los presos políticos. No podemos esperar", continuó el secretario General de la OEA.

Pero, más allá del malestar de Almagro, la fiscal del tribunal, Fatou Bensouda, ha abordado las denuncias de Venezuela y ha dado señales de que actuará en contra del régimen de Maduro.

Bensouda, recibió a una delegación del gobierno de Maduro compuesta por el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, y el defensor del pueblo, Alfredo Ruiz, y les anticipó que existe una "base razonable" para creer que en Venezuela se habían cometido crímenes de lesa humanidad que son competencia del tribunal, una declaración que fue interpretada por activistas y abogados de derechos humanos como un anticipo de una acción contra el régimen chavista.

Caracas reconoce la competencia del tribunal de la Haya y acudió a esta corte para pedirle que investigue como posibles crímenes de lesa humanidad las sanciones de Estados Unidos. Ambas cuestiones están en una fase preliminar para determinar si se debe abrir una investigación.