Dueños de restaurantes en Orlando aumentan paga a empleados ante problemas para contratar trabajadores

·7  min de lectura

Hace unas seis semanas, Kirt y Maxine Earhart hicieron algo que no habían tenido que hacer en muchos años: colocaron un letrero de “contratación” en la ventana de su restaurante.

Para atraer a los solicitantes de empleo a Maxine’s on Shine, sede de uno de los brunchs populares en Orlando durante casi 10 años, los Earhart aumentaron los salarios a un mínimo de $10 por hora y comenzaron un programa de intercambio de propinas para que todos ganen $15.

Ofrecieron el pago de un día para que los empleados se vacunen. Y en el verano, le están dando a su personal una semana de vacaciones pagadas.

Lentamente, están encontrando nuevos empleados, pero todavía son unas 10 personas menos que las 28 que empleaban antes de la pandemia de la COVID-19, una de las muchas empresas que luchan por encontrar trabajadores.

La escasez de personal ha obligado a Maxine’s a abrir solo cuatro días a la semana y acortar el horario de comidas. “La gente abandonó la industria”, dijo Maxine Earhart. “Eso es lo que realmente está sucediendo”.

Legisladores republicanos han culpado principalmente las dificultades de contratación a beneficios de desempleo mejorados que la gente está cobrando: cheques semanales de $300 del gobierno federal además de un pago estatal máximo de $275.

La semana pasada, el gobernador Ron DeSantis restableció el requisito de solicitar cinco trabajos por semana para permanecer en el sistema de desempleo.

El lunes, el secretario del Departamento de Oportunidades Económicas (DEO, siglas en inglés), Dane Eagle, dijo que el estado pondría fin a los pagos federales a partir del 26 de junio.

Pero los dueños de restaurantes que hablaron con el Orlando Sentinel, como los Earharts, rechazaron la idea de que una compensación por desempleo más alta es lo único que disuade a los candidatos a un puesto de trabajo. Rich Templin, un cabildero de Florida AFL-CIO, una federación de sindicatos en todo el estado, dijo que el mayor problema es que los trabajos en las industrias de turismo y servicios no pagan bien y no brindan beneficios.

“Estamos viendo un restablecimiento importante del mercado laboral en este país debido a lo que acabamos de pasar y por lo que estamos pasando en este momento. Lo que dicen los dueños de negocios es: ‘Queremos que regrese bajo las viejas reglas y que se le paguen salarios de nivel de pobreza’ “, dijo Templin. “Y la gente dice ‘no’”.

El salario mínimo en Florida es actualmente de $8.65 por hora o alrededor de $18,000 al año para un empleado de tiempo completo. Está programado para aumentar a $10 en septiembre y eventualmente llegar a $15 en 2026 después de que los votantes aprobaron la Enmienda 2 en 2020.

Algunas empresas están respondiendo aumentando los sueldos ahora.

Hawkers Asian Street Food, con sede en Orlando, que opera 11 restaurantes y busca contratar a 86 empleados, se ha comprometido a pagar a todos los empleados que no reciben propinas $15 por hora en los próximos 30 días. El salario mínimo con propina aumentará a $8.

La cadena de restaurantes también está aumentando el bono que reciben los empleados por recomendar a un nuevo empleado, ofreciendo bonos de retención y aumentando el descuento que obtienen los empleados en la comida de Hawker, dijo la portavoz Esther McIlvain.

“Tenemos que ser un empleador de elección”, dijo el director ejecutivo de Hawker, Kaleb Harrell, después del “éxodo masivo” de trabajadores de la industria de restaurantes en marzo del año pasado.

John Rivers, fundador de la cadena 4 Rivers Smokehouse con sede en Winter Park, dijo que cada uno de sus restaurantes está contratando, con un total de más de 100 puestos vacantes.

Explicó que los restaurantes están operando a aproximadamente el 70% del nivel de personal que necesitan, lo que ha obligado a la empresa a trasladar a los empleados de las oficinas corporativas al trabajo de restaurante.

En un fin de semana reciente, el propio Rivers trabajó por turnos en The Coop, su otro restaurante en Winter Park, y el departamento de recursos humanos de la compañía ayudó a llenar la ubicación de 4 Rivers en Daytona Beach.

Recientemente, 4 Rivers ha aumentado su salario mínimo a $10, y Rivers dijo que compartir propinas agrega alrededor de $4 por hora en promedio. La empresa también ofrece bonificaciones para el personal que refiera a nuevos empleados.

Rivers, cuya empresa en un año normal genera alrededor de $50 millones en negocios, señaló los beneficios de desempleo mejorados como una de las razones por las que los empleadores están teniendo dificultades para contratar personal.

“La gente está optando por quedarse en casa y continuar cobrando este cheque de estímulo, y está comprometiendo absolutamente, si no paralizando, a la industria en este momento”, dijo Rivers. Pero agregó que sería “ingenuo” pensar que es lo único, citando la cantidad de personas que optaron por dejar la industria hotelera y de servicios por otros trabajos durante la pandemia.

Para mayo de 2020, cuando el desempleo en todo el estado alcanzó un máximo del 14.5% y el desempleo en Orlando aumentó al 22.6%, la industria del turismo había perdido 460,500 puestos de trabajo, aproximadamente el 36.8% de su fuerza laboral. Desde entonces, ha recuperado alrededor de 302,000, según cifras del DEO.

Pero en abril, al menos 487,000 floridanos todavía estaban sin trabajo, de una fuerza laboral de más de 10 millones de personas. Y aproximadamente la mitad de los 1.3 millones de puestos de trabajo que se perdieron debido a la pandemia y los cierres gubernamentales aún no se han recuperado.

Alonzo Rice, de 37 años, de Orlando, es uno de esos empleados que está reconsiderando si quiere volver al trabajo en un restaurante después de que lo suspendieron y luego lo despidieron permanentemente de su puesto de $9.50 la hora en Burger King durante la pandemia.

No ha cobrado ningún desempleo, pero ha podido encontrar otro trabajo, primero ayudando a las personas a cobrar beneficios por desempleo ganando $19 la hora y luego apilando cajas en paletas por $11.50. Eso es más de lo que ganaría si volviera a la comida rápida.

“Me encantaría volver porque puedes interactuar con la gente, puedes hacer que se sientan bien al venir a tu tienda. Es solo que el pago debe ser competitivo y debe coincidir con el mercado actual“, dijo Rice. “Ese es el motivador número uno, creo, por qué la fuerza laboral no está regresando a estos trabajos. Porque si ha pasado a algo mejor, con beneficios, un mejor ambiente de trabajo, ¿por qué volvería?”

Maxine Earhart y Harrell dijeron que una gran parte de la fuerza laboral de la industria ha pasado a realizar entregas para Amazon, Uber Eats y GrubHub y no están interesados en regresar a trabajos que los mantengan en pie todo el día en cocinas calientes.

“La pandemia simplemente los puso al límite”, dijo Harrell. “Trabajar en una cocina es un trabajo duro y, francamente, es más difícil que conducir un coche para DoorDash”.

Algunos dueños de negocios también señalaron la escasez de empleados adolescentes y en edad universitaria que están renunciando a los trabajos de verano; trabajadores con problemas de salud; o niños demasiado pequeños para ser vacunados que todavía tienen miedo de contraer el coronavirus.

A menudo se pasan por alto las madres trabajadoras que se vieron obligadas a dejar sus trabajos porque la educación se volvió virtual, las instalaciones de cuidado infantil cerraron y los familiares ancianos que necesitaban ser atendidos.

Desde abril de 2020, al menos 172,400 mujeres en Florida han dejado la fuerza laboral por completo, dijo Andrew G. Nixon, secretario de prensa de la DEO, aunque muchos grupos creen que esa cifra es una subestimación.

“Para la mayoría de las mujeres, no es una elección”, dijo Heather McCulloch, fundadora y directora ejecutiva de la organización sin fines de lucro Closing the Women’s Wealth Gap. “Literalmente, no puede volver al trabajo si su hijo está sentado en casa”.

*La historia fue publicada en el Orlando Sentinel por los periodistas Caroline Glenn y Austin Fuller. La traducción al español fue realizada por Ingrid Cotto, reportera de El Sentinel Orlando. Para contactarla escribe a icotto@orlandosentinel.com.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.