Dueños de "La Polar" deben asumir responsabilidades penales: PAN

CIUDAD DE MÉXICO, enero 10 (EL UNIVERSAL).- Diputados panistas señalaron que la empresa y los dueños del restaurante-bar "La Polar" deben asumir las responsabilidades penales y administrativas tras el asesinato de un comensal dentro de sus instalaciones.

Gonzalo Espina, integrante de la Comisión de Seguridad, condenó estos hechos de violencia y exigió justicia para el comensal y castigo para la empresa y los dueños del lugar.

"Es una clara muestra del nivel de violencia social que se vive en la Ciudad actualmente. Es difícil pensar que una familia sale a comer y llegaría incompleta a su casa. El PAN solicita a la fiscal Ernestina Godoy investigar los hechos de manera puntual".

Explicó que la responsabilidad no solamente es del gerente de la cantina por lo sucedido, sino que hay una responsabilidad penal de la empresa como tal.

"Ya el Código Nacional de Procedimientos Penales permite vincular a una empresa por la falta de un manual de cumplimiento corporativo, el cual debe contar con lineamientos específicos en los cuales, las personas que ahí laboran puedan actuar en determinada circunstancia para evitar llegar a la violencia", refirió el legislador.

Y añadió: "Que la empresa responda en lo económico, la indemnización a la familia. Pero quienes mataron a esta persona deben estar tras las rejas y necesitamos conocer quiénes son los culpables".

En este sentido, Federico Döring, integrante de la Comisión de Rendición de Cuentas y Vigilancia de la Auditoría Superior de la CDMX, recordó que las empresas tienen la obligación de garantizar la seguridad de sus comensales, como se establece en preceptos internacionales en materia de empleo, de salud y de fomento económico.

"Le exigimos a la Fiscalía que aplique el criterio antes mencionado para que exista un precedente que garantice que todas las familias en la Ciudad van a poder ir a comer tranquilas a los restaurantes sin que las empresas no adquieran un compromiso de supervisión de sus elementos y garantizar la seguridad de sus comensales", apuntó.

Döring apoyó la decisión de la alcaldesa Sandra Cuevas de no permitir que ese lugar vuelva a abrir y ofreció a la familia de la víctima, todo el respaldo y apoyo jurídico para castigar a los dueños de la cantina, pero sobre todo, al o los agresores del comensal.